Nadie es dueño de nadie

No existe ningún pretexto para que alguien se proclame dueño de otra persona

No sirven excusas para que alguien crea que puede dirigir la vida de otra persona. Las personas tienen hijos, amigos, parejas, pero eso no significa que sean dueños de sus vidas. 

Hay quien se cree con el derecho de mandar sobre los demás, para que hagan lo que consideran correcto.

Pero lo que no aclaran es: ¿Para quien es correcto?.

Está claro que para ellos mismos es lo correcto, aunque no se paren a pensar si los demás piensan o creen lo mismo.

Padres dirigiendo la vida de sus hijos, lo mismo sucede con algunos amigos y miembros de la sociedad. Algunos lo llaman educar, no pueden estar más equivocados, educar no es mandar sobre los demás e imponer una única opinión. Educar es aconsejar y dialogar, y dejar que el otro decida que es lo que más le conviene.

Nadie es dueño de nadie

El ser humano por naturaleza es un ser social, necesita de la ayuda del otro para resolver sus problemas, sus conflictos o adversidades. Es algo que se debe hacer desde el respeto al individuo, sin necesitar por ello inculcarle, las frustraciones, desengaños o angustías que hayan tenido los demás.  

Las personas, son padres, amigos, compañeros de trabajo, hijos, abuelos, por lo que es necesario entender que dentro de cada uno existen sueños, deseos y ganas de vivir experiencias diferentes, para de ese modo poder crecer como personas.

Lo único que no se elige es la familia, eso viene impuesto, pero el resto de personas que rodean a cada uno sí se eligen, cada uno elige a sus amigos, a su pareja, la casa en la que vive, e incluso el trabajo que tiene. Por eso no se debe reclamar nada de ellos, al contrario, se tiene que estar con ellos. Por eso nadie debe creerse dueño del otro, son personas como las demás. Contra eso no se debe luchar, ni se debe tratar de cambiarlos y hacerlos a semejanza de uno.

Cada persona merece ser comprendida y respetada. Todas las personas tienen sus propios deseos, y lo que  no se puede hacer es que los demás tengan que vivir a merced de la voluntad de cada uno, para así suplir las carencias que tienen. Es algo que se tiene que aceptar para así entender mejor que nadie es dueño de nadie.

 

 

Nadie es dueño de nadie

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: