Y ahora me encuentro frente al teclado, negro, letras blancas, polvoso y con un montón de letras que quieren ser tocadas para aparecer y permanecer a través de las palabras que salen de mi mente que se conjuga con el corazón, las vísceras y todo lo que soy y que me rodea; los dedos sirven nada más de vínculo hacia el teclado y éste al mismo tiempo hace las veces de los dedos hacia el ordenador que procesa e interpreta lo que quiero escribir... Es probable que hoy no tenga muchas cosas mías que compartir y por eso no fluyen las ideas, ni los dedos ni nada..., hay días así y así aún con ellos seguimos aquí, en el umbral de lo ridículo y lo grandioso, esperando a que algo suceda y no sucede nada..., nada que compartir o mejor dicho, compartir la nada mía es una forma de transmitir y quizás para otros sea una forma de aprender o simplemente no pasa nada. Será acaso que mi organismo tan sólo quiere escribir aunque no diga nada y es que la escritura lo libera de tensión, estrés, preocupación, o de nada diría alguien después de un gracias. Por nada.

 

En este raro ejercicio se confunden las ideas nada confusas porque esta claro - para mí al menos - que nada quiero decir y tan sólo quiero escribir que no tengo nada que decir y mucho menos pensar en ti, que me lees y que a este punto piensas que si no tengo nada que aportar entonces porque escribo y te respondo de manera insolente que te agradezco nada de lo que piensas y nada de lo que digas porque nada pretendo con este escrito que contiene nada, al menos de lo que piensas o te han enseñado que debe de contener un escrito aunque no aporte nada.

 

Entre más escribo nada, me queda más claro que el sentido de lo que hago, digo y escribo es valioso para mí aunque para los demás no valga nada; y eso es nada comparado con la frase de José Alfredo Jiménez de que "la vida no vale nada" - y entonces ¿porque quieres que algo tan simple como este escrito tenga algún valor?

 

Creo que al fin he llegado al tope de la nada y una vez canalizado mis sentimientos y mis deseos de escribir, es momento de mandar todo a la..., cabeza y ya no más pensar en nada...

 

 

Guillermo Lora Santos - Tipster.

marzo/2011

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: