Comunica la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente que el pasado mayo, después de 42 días de incubación, nació el primer pollo de águila imperial ibérica, nacida de aves en cautividad. Es la primera ave conseguida en el mundo por este procedimiento.

 

El equipo de investigación ha explicado que la fecundación se produjo mediante inseminación artificial con técnicas de recolección de semen y conservación in vitro desarrolladas especialmente para esta águila. María Airam, que así ha sudo bautizada, pesó 92,90 gramos al nacer y no requirió ayuda durante las escasas 36 horas que duró el proceso de eclosión.

María es hija de águilas presentes, que llegaron electrocutadas con lesiones severas, quedando irrecuperables o no aptas para la liberación.

La reproducción en cautividad de estas aves es imposible, debido no sólo a las lesiones, el tratamiento médico produce una gran aversión al hombre y al medio cautivo. El carácter salvaje de dichas aves que habiendo conocido la libertad, tarda décadas en acostumbrarse  al cautiverio.

 

De este modo, los investigadores demuestran que es posible tener descendencia de águilas salvajes y también de otras especies  aún más amenazadas y que la descendencia es sana y totalmente normal.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: