Todos tenemos un tipo de música para trabajar alegremente. Mi madre recurre a las canciones de Manolo Escobar. Mi hermana a la música celta. Servidora se levanta la moral con los de Estopa y no hay nada que me ponga más las pilas que la radiación de un partido de fútbol, pese a no ser una nada futbolera. Yo los domingos de radio y fútbol dejo mi casa limpia como los chorros del oro a ritmo de goles cantados por los Pepe Domingo Castaño y compañía.

La música es muy importante para equilibrar la cabeza a una persona. También para desequilibrarte. Hay música para trabajar alegremente y también música para trabajar muriendo de pena. Yo me pongo una canción de Alejandro Sanz y me vienen ganas de divorciarme de mi marido. Tanto desamor se contagia.

Trabajar alegremente es muy importante para que la productividad aumente. Tú entras en una tienda de ropa bien musicada y ves como las dependientas te atienden de otra manera. También tú compras de otra manera. Te da la alegría y dejas la cartera vacía comprando prendas que no sabes si las estás comprando para ti o para rellenar el fondo de armario. ¡Qué viva la alegría! Para trabajar alegremente, recuerda, la música es esencial.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: