La música en el cerebro

La civilización del ritmo

No hay dudas de que esta gran máquina de pensamientos, sueños e ideas de creación y destrucción ha servido para que el ser humano cruce el punto de lo “real” y lo imaginario y se absorte en la más rítmica y apasionada armonía de vida.

La musica y el cerebro  se conectan.

La música ese puente de sentimientos y manifestaciones de sus emociones, amor, dolor, odio rencor, el lenguaje universal que acoge tus más profundos sentimientos arraigados en lo inconsciente de la psique en lo mas profundo del cerebro.

La música es el néctar de los dioses según algunas tribus indígenas americanas, que vibraban a través de alabanzas a la pacha mama. El son del tambor llamaba los espíritus de las bonanzas y la felicidad. Ellos nuestros ancestros olvidados y sabios, que a través de su mística shamanica conectaban con los dioses que reproducían la música más apasionada y celestial jamás existente en todos los tiempos pasados y venideros. La música creada a través del sentir auditivo de la naturaleza, fue, ha sido y será un misterio para los hombres. Un regalo del más allá para esta hipnotizada civilización del ritmo.

Estudios comprueban que el efecto de la música en el cerebro va más allá de simples conexiones cerebrales, ya que tanto el músico como el oyente son parte de mística armónica, sus cerebros responden como fuegos artificiales en explosión vibrantes y creativos (esto obviamente lo es más para el que toca que el oyente, pero ambas partes se benefician de la música, de formas elevadas e imperceptibles)

Y es que la música no solo ha llegado a ser un conductor espiritual si no también un rejuvenecedor de las neuronas y el cuerpo en general, a través del contacto y el estudio de la música se comprueba científicamente que ayuda a ser más felices, previene enfermedades como el Parkinson o el alzhéimer te proporciona una inteligencias más profunda acerca de la vida misma, la música te centra, te mantiene activo y creativo.

El arte es vida. Aprovecha tu vida aprovecha tu arte.

la musica y el cerebro

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: