fotografia

Productos fallidos de todo el mundo con un lema, "el aprendizaje es la única manera de convertir el fracaso en éxito". El Museo del Fracaso exhibe artículos y servicios que no tuvieron ningún éxito comercial, sin embargo, sin ellos no se habría podido avanzar y conseguir otros productos que si lo tuvieron. El coleccionista Samuel West después de muchos años recopilando productos que fracasaron pretende con esta exposición honrar el proceso creativo.

fotografia

Las causas por las que los productos expuestos no han tenido éxito son diversas, algunas veces son diseños que no han gustado nada, sabores de mala conbinación como fue la Coca-Cola Blak que era una mezcla con café que no gustó nada. Son muchos y diversos los productos que se pueden ver en este museo, como el boli Bic exclusivo para mujeres, el juego de mesa Donald Trump, el perfume Harley-Davidson con olor a motocicleta, etc.

fotografia

fotografia

fotografia

Samuel Wert, promotor de este museo, es profesor de Psicología de la Universidad de Princeton y defiende la idea de que los fracasos son una parte fundamental para avanzar. El Museo de los Fracasos lo que pretende es dar visibilidad a proyectos que fueron un fracaso no por ello estuvieron carentes de genialidad. Un dentífico con sabor a lasaña, el híbrido Nokia N-Gage que pretendía ser una videoconsola con teléfono inteligente, la máscara que promovió la actriz Linda Evans que hacía a la gente más guapa con conexiones eléctricas, o Neuton, un dispositivo de Apple que fue un gran fracaso ya que pretendía servir para tomar notas sobre pantallas con un lápiz que luego no reconoció la escritura de nadie.

Son más de 50 productos fallidos que el coleccionista ha querido en cierto modo demostrar que muchos de los fracasos fueron más tarde los que marcaron las pautas para innovar y realizar productos que si disfrutaron del éxito.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: