fotogarfia

Único en su género, el Museo del Dulce de Valladolid reproduce en azúcar los edificios más representativos y emblemáticos de la ciudad, unos trabajos que dejan a los visitantes sorprendidos y admirados de esta sorprendente labor. Impulsado por Enrique Cubero Román, de larga tradición familiar de pasteleros, tenía un sueño, crear un museo para que sus obras perduraran en el tiempo.

fotogarfia

fotogarfia

En 1994 Enrique vió su sueño cumplido y el Museo del Dulce fue inaugurado. Pero su felicidad se vió aumentada cuando dos años más tarde entró en el Libro Guiness de los Records ya que su proyecto ha sido único en su modalidad de figuras hechas con azúcar y mucha creatividad. Este Museo del Dulce es un buen reclamo turístico para Valladolid. Situado en la calle Pasión nº 7 se pueden contemplar diversas reproducciones a escala de los edificios más representativos de la ciudad y lo que más llama la atención es que están realizadas con tan dulce material.

fotogarfia

El impulsor de este Museo del Dulce  por desgracia pudo disfrutar de su obra muy pocos años ya que en 1977 encontándose en Catellón rodeado de su familia, de forma repentina falleció. La ciudad de Valladolid le despidió como se merecía ya que contaba con gran cantidad de amigos y era muy querido ya que dedicó toda su creatividad a este museo que ahora ha quedado como un homenaje a la "dulce labor" de un hombre bueno y ejemplar.

fotogarfia

fotogarfia

fotogarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: