La primera regla para comenzar a escribir es simple: escribe. La musa no existe y, por lo tanto, no esperes a que llegue la gran idea que tanto esperabas una mañana con mucho sol. La escritura es una habilidad que se va adquiriendo con el tiempo, y la mejor manera de que te llegue la inspiración, es trabajando tu texto.

No te preocupes si al principio las palabras no tienen sentido, puedes empezar tantas veces como quieras, el chiste es que comiences a quitarte el miedo a la hoja en blanco. Escribir es un arte, y al igual que un trapecista o un bailarín, debes ejercitarte día y noche.

Puedes aprovechar todos los momentos que te pasan en la vida como un nuevo empleo, una relación rota, el nacimiento de un hijo, la llegada de un vecino nuevo, una decepción, la antipatía hacia tu jefe, el enamoramiento, etc. Todo cabe para encontrar una historia.

También puedes inspirarte viendo películas, visitar museos, viajar y, por supuesto, leyendo a otros autores. Cuando leas, trata de leer como un aprendiz, más que como un lector común, encontrarás muchas técnicas de narrativa, pausas, descripción de personajes y situaciones de las que puedes aprender para emplear en tus propios textos.

La musa no llega y no sé qué escribir

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: