fotografia

La época de oro de estas muñecas con la cabeza de porcelana fue a finales del siglo XIX que se empezaron a elaborar con colalín en moldes que se endurecían al horno, consiguiendo una perfección sorprendente en los rostros de las muñecas nunca antes conseguida. Fue una representación del lujo pues se vistieron con encajes y bonitos bordados y no representaron solo un juguete ya que muy rápidamente por su bonita presencia las señoras las solían guardar en vitrinas para que no se deterioraran y poder contemplarlas, iniciándose así los primeros coleccionistas,

fotografia

Francia destacó por la calidad conseguida en la porcelana y por los ricos detalles en el vestido. Las niñas y las mamás demandaron estas muñecas de forma masiva por lo que los fabricantes empezaron a producir diferentes modelos de muñecas,  incrementando también modelos con bebés y los precios empezaron a dispararse lo que hizo que en poco tiempo se encarecieran y solo pudieran acceder a estas muñecas las clases más acomodadas.

fotografia

Alemania también se sumó a este lucrativo comercio y en poco tiempo se convirtió en el primer país exportador a toda Europa realizando muchos modelos nuevos y diferentes con leves sonrisas y también simulando llanto y consiguiendo un realismo sorprendente. Las marcas de los fabricantes se gravaban en la nuca de las muñecas indicando el nombre del fabricante y la fecha de fabricación  y algunas marcas como las francesas alcanzaron gran fama siendo muy cotizadas y buscadas por los coleccionistas. Los modelos fueron cambiando, unas tenían la boca abierta y otras la tenían cerrada  y algunas muñecas que salían con algún defecto de fábrica alcanzaron precios elevados por ser piezas únicas y muy apreciadas para coleccionistas y fanáticos de las muñecas de porcelana.

fotografia

fotografia

También estas muñecas han sido protagonistas de muchas leyendas urbanas, se han escrito relatos de terror y muchos supersticiosos han relacionado a estas bellas muñecas con desgracias  producto de la fantasía popular.  Muchas son las páginas en internet dedicadas a estas muñecas, donde los coleccionistas actuales ofertan muñecas o compran para aumentar sus colecciones, no obstante, son muchas también las personas que influenciadas por ciertos relatos de terror donde son protagonistas estas muñecas, no quieren ni acercarse a ellas con la convicción de que son gafe y que traen mala suerte.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: