En el universo de las oportunidades encontramos un espacio fresco, desenfadado y jovial que representa una idea original adaptada a la perfección por un virtuoso grupo de jóvenes y profesionales. Hablamos de Mujeres y Hombres y Viceversa.

Realmente no soy un apasionado de la televisión, pero en esta ocasión tengo que reconocer que he quedado enganchado a la apuesta que Telecinco nos ofrece al filo del mediodía diariamente. No se trata de un programa más, hablamos de un espacio que hoy en día ya no es sólo eso, se trata de una comunidad bien avenida en la que chicos y chicas buscan con la ayuda del Dios Cupido la posibilidad de encontrar el amor. En el reparto contamos con tronistas (los que eligen), pretendientes (los que se exponen a ser elegidos), ganchos (que sería del programa sin esta inmensa figura), consejeros (el matrimonio Estrada), Emma García y algún elemento más. La trama es sencilla: se conceden citas, se conocen, se dialoga, se discute… todo bajo un prisma de pandilla que le da al programa un tono muy familiar.

Sin embargo, no todo es de color de rosa. La afición a lo oculto, misterioso, ajeno y prohibido hace que el asunto cuerneril florezca día a día en el devenir del proceso haciendo que pretendientes y tronistas caigan en el engaño siendo presos de la tan temida “confidencia”. Mientras unos se muestran como son, otros purgan sus penas en La Posada, muchos buscan la felicidad y ninguno nos deja indiferente despertando entre nosotros un sinfín de sentimientos imposibles de fingir.

Y es que sin duda aquí también el alma de la cuestión es el factor humano. Gente joven y guapa nos hacen pensar primero en que viejos y poco afortunados somos los demás, pero envidias insanas aparte, comentar que entre el inmenso elenco de caracteres que se abre ante nosotros seguro que encontramos alguno con el que identificarnos o al que administrarle una dosis de cariño ya sea por instinto de protección, afinidad o por el inevitable encanto físico y/o psicológico que desprenden los implicados. Cerca de cumplirse dos años de emisión, son ya un buen puñado de personalidades las que han pasado por el espacio: desde Efrén (el yerno perfecto), pasando por el sin igual Rafa Mora, la genuina Tamara, el bravo Antonio o la sempiterna Soraya.

Conociendo el dato de que el concurso ha alcanzado una cuota de pantalla de casi el 19% nos damos cuenta de la pujanza del espacio, ya que sin ser emitido en prime time obtiene un éxito considerable siendo una retransmisión, en principio, para todos los públicos. Si hablásemos de una película, Mujeres y Hombres tendría el mejor reparto. No puedo ser imparcial ante mi debilidad: el albaceteño Vicente. El ser albaceteño le da un titulo, pero su carácter es un orgullo. Vicente es un gancho que aviva el programa con su tono sarcástico y crítico mostrando una personalidad a prueba de bombas. Vicente no ríe, no aplaude… Vicente no da concesión. Sus confidencias son rotundas y en ningún momento duda en dar su opinión con una contundencia inconmensurable. Como gancho también encontramos a Tamara. Tamara es una joven de su tiempo que reúne las condiciones necesarias para su papel: original, amiga de sus amigos y con una gran dosis de tesón y visceralidad (muy necesaria en la pequeña pantalla). También profeso un gran cariño a Jenny. Con la ilusión en una mirada brillante como la de un niño o de la mismísima Candy Candy, encontramos a una muchacha llena de nobleza e inocencia. Apuesto por Toño (no es aposta que hable de ellos seguido, lo prometo). Toño es como el hermano pequeño que siempre hubiese querido tener. No se dejen engañar bajo la primera apariencia, Toño es un muchacho tímido y respetuoso que no busca destacar. Se trata de un joven que quiere disfrutar y que está en tiempo de ello. Toño despierta en mí el sentimiento de la amistad. Y no me suelo equivocar. Como gancho últimamente encontramos a Raúl “Futbolines”. Aún no le conozco mucho, pero me encanta este hombre. Me gusta su vocabulario de calle, sus ganas de agradar… seguro que le da un plus al espacio. Y son tantos… me acuerdo con cariño de Gerard (pretendiente de Noel), el camaleónico Ricardo… pero debo dejar un espacio para alabar la presencia de Emma y Pipi Estrada. Emma ha sabido consolidarse poco a poco en el mundillo de la televisión a base de trabajo y esfuerzo. Bajo una labor libre de estridencias, se convierte en una figura imprescindible no concibiendo para este programa a otro presentador. ¿Y qué decir de Pipi? Gran capacidad de reconversión para este periodista deportivo que con personalidad ha conseguido el más difícil todavía: parecer tan joven y en la onda como los demás con 30 años por encima de la mayoría.

Espero haber parecido fiel a la descripción real y que haya generado ganas de sumarse a la comunidad. Seguro que te aceptan en la gran familia y que te hacen olvidar esos problemas tan diarios que a veces nos abruman y nos deprimen. Y mis excusas para todos a los que no me he referido, sois tantos…

Recuerda, todos los días entre semana a partir de las 12:30 en Telecinco. Más información en la Web del programa: http://www.telecinco.es/mujeresyhombres

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: