footgrafia

La tradición india ordena que cuando un hombre fallece la esposa lo tiene que seguir en su viaje al más allá e inmolarse. El "Sati" es una costumbre antigua que fue abolida por ley hace muchos años, sin embargo ha quedado muy arraigada en las familias de modo que la mujer que se queda viuda y sigue viva es repudiada por la familia del marido y por la suya propia. No se le permite una nueva boda ni recibe ninguna pensión.

fotografia

El estado de Bengala si incluye a la viuda en el testamento del marido pero esto aún resulta peor para las mujeres ya que la familia del difunto se deshacen de ellas para que no reclamen la parte de la herencia que les corresponde. Muchas de estas viudas se refugian en "ashrams", unas celdas que se construyeron para la meditación en unos espacios abiertos que ahora constituyen el único refugio para ellas.

footgrafia

En las misiones de caridad se las puede ver haciendo cola por cientos para pedir un plato de comida. La mujer viuda en la India esta considerada un peso y un estorbo sin la figura del marido y son rechazadas por todos, hasta por los hijos que las tendrán que alimentar y cuidar cuando sean viejas. Por eso muchas de ellas se reúnen en grupos en el patio de las celdas y se ayudan entre ellas pues nadie en este país lo hace.

fotografia

Los encargados de dales comida tampoco las tratan bien, las empujan y gritan para que se pongan en fila. Muchas de ellas también piden limosna en las puertas de los templos y también se dedican a recitar alabanzas a cambio de algunas monedas.  La mayoría de estas viudas visten de blanco que es el color del luto en la India, llevan los cabellos muy cortos para no tener signos de feminidad, pasando por las calles como fantasmas a los que nadie mira ni repara, no existen para la sociedad.

fotografia

footgrafia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: