Mujeres que amamantan y las relaciones

Las nuevas madres en Filipinas pasan más tiempo en el dormitorio con su pareja en las primeras semanas después de dar a luz de lo que hizo antes de quedar embarazadas. Esto podría ser un tipo de estrategia de supervivencia para mantener las relaciones con los padres de sus bebés recién nacidos vivos y bien, para asegurar un apoyo continuo para su descendencia. Así dice Michelle Escasa-Dorne de la Universidad de Colorado en los EE.UU., después de estudiar cómo las mujeres de una sociedad con una baja tasa de divorcio como Filipinas se adaptan a ser las madres y amantes. El estudio aparece en la revista de Springer Human Nature .

Tratando de mirar desde lejos esta práctica o estrategia de estas madres, es harto elocuente que funciona muy bien, pues se establece un vínculo más estable y cerrado en la pareja, que al final redunda en beneficio de toda la familia.

Una serie de estudios realizados anteriormente sobre como las mujeres en las sociedades occidentales experimentan las primeras 6 semanas después de dar a luz, se dedican más bien a darle más tiempo y bienestar a sus hijos que a sus parejas. Esto conduce a una menor satisfacción con la relación y menos relaciones entre los socios, y un claro desplazamiento de los llamados esfuerzos de apareamiento a los esfuerzos de crianza. Escasa-Dorne se dispuso a entender si también se encontraron tendencias similares entre las mujeres en una población no occidental con una baja tasa de divorcio.

amamantando

Funcionamiento sexual

Cuestionó 260 mujeres que estaban en una relación y la vida en la capital de Filipina, Manila. De estas, 155 mujeres todavía amamantaban. Ellos completaron los cuestionarios sobre su funcionamiento sexual y los ciclos menstruales, así como, su grado de satisfacción y lo comprometidas que estaban en sus relaciones actuales. Las mujeres tenían entre 18 y 35 años de edad, en su mayoría casadas, bien educadas y con un promedio de dos o tres hijos.

Las mujeres lactantes que ya habían reanudado su periodo menstrual, eran sexualmente más activas y comprometidas que otras. Esto sugiere que las mujeres en Manila experimentan un aumento en la actividad sexual, después del nacimiento de sus hijos, que pueden ser incluso superiores a los niveles de antes del embarazo. Según Escasa-Dorne, esto es consistente con una estrategia en la que las mujeres continúan invirtiendo en sus relaciones de compromiso actuales.

 

después del parto

El aumento sexual después del parto puede ser un medio de inversión en una relación satisfactoria y exitosa en la que los futuros hijos pueden ser criados con éxito continuo. Para una madre en una relación estresante – quizás reflejando una relación amorosa satisfactoria con su pareja, o la falta de apoyo de otra manera – la reanudación de una relación sexual puede no ser una prioridad, ya que se centra en su bebé.

“A pesar de que una mujer que amamanta puede no ser sexualmente activa, puede responder favorablemente cuando su pareja inicia la actividad sexual. El mantenimiento de la relación puede ser importante, si la pareja actual es beneficiosa para la sociedad y para la tarea de crianza de los hijos”, dijo Escasa-Dorne, que resume esta estrategia de mantenimiento de la relación. Escasa-Dorne, no se pregunta si las normas culturales, influyeron en algunas de las respuestas de los participantes, a las preguntas sobre sus relaciones sexuales y las relaciones. Ella señala que las mujeres sin hijos pueden ser más reacias a señalar su apertura al disfrute de la intimidad sexual que las que han dado a luz. En Filipinas, muchas parejas siguen viviendo con sus padres o suegros, después de estar casados, especialmente si no han tenido hijos.

Historia de Fuente: Springer Science + Business Media .

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: