el angel

Las personas ignoran la manera cómo Dios ve el pecado y sus consecuencias; pues la sociedad ha clasificado los pecados, pero Dios ha determinado que para todo pecado la consecuencia es la misma: “La muerte espiritual”. Todo pecado tiene consecuencias, así lo determino Dios. Aunque tratemos de ocultar el pecado, éste tiende a salir siempre a la superficie.

VERSÍCULO CLAVE:

Génesis 2:17.

”Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

El efecto del pecado sobre Adán y Eva

Cuando Adán y Eva pecaron perdieron la relación que tenían con Dios que incluía una permanente comunión y comunicación con El. Quedaron separados de Dios y de la capacidad de disfrutar de su Gracia infinita. Al perder su estado original se desprenden varias implicaciones como son:

El hombre cayó bajo el dominio de la muerte espiritual y física. Dios y esta divina sentencia se cumplieron. Adán y Eva sufrieron inmediatamente la muerte espiritual, que significa separación de Dios. Y a su debido tiempo sufrieron también el castigo de la muerte física, que significa el acto por el cual el alma se separa del cuerpo. (Génesis 2:17);

Un juicio especial también cayó sobre Eva, la cual experimentaría dolor al dar a luz sus hijos y se debería de someter a su esposo. (Génesis 3:16).

Una maldición cayó sobre Adán, al cual le fue asignada la labor de trabajar la tierra; ahora maldita con espinos, para obtener el alimento para su existencia. De acuerdo con esto, la misma creación sería cambiada por el pecado del hombre (Romanos 8:22).

El efecto sobre todo el género humano

El efecto inmediato del pecado sobre Adán y Eva fue que éstos murieron espiritualmente. La muerte espiritual como lo dije anteriormente es la separación de Dios. Su naturaleza se depravó y, por tanto, toda la raza humana experimentaría la esclavitud del pecado.

A pesar de que los hombres sostengan, que ellos no son responsables del pecado de Adán; debido a que somos descendientes de él, el pecado original del primer hombre es directa e inmediatamente imputado a todos los miembros de la raza humana, con la invariable sentencia de muerte descansando sobre todos ellos (Romanos 5:12-14).

.

Los hombres no se convierten en pecadores por medio de la práctica del pecado, sino que ellos pecan debido a que por naturaleza son pecadores. Ningún niño necesita que se le enseñe a pecar, pero cada niño tiene que ser estimulado a realizar el bien. Aunque la caída de Adán pesa sobre toda la humanidad, hay una provisión divina para los infantes y para todos aquellos que no tienen responsabilidad moral.

La pena que descansa sobre la antigua creación es:

Muerte física, por la cual el alma se separa del cuerpo.

Muerte espiritual, la cual, semejante a la de Adán, es el estado presente de los perdidos y la separación entre el alma y Dios. La segunda muerte, o sea, la eterna separación entre el alma y Dios y la expulsión de los perdidos de la presencia de Él para siempre (Apocalipsis 2:11; 20:6,14; 21:8).

CONCLUSIÓN:

La gran repercusión del pecado de Adán y Eva fue la muerte espiritual de ellos mismos y de toda la raza humana. La paga del pecado es la muerte.


PASTOR: RUDDY GARCIA

.

las flores

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: