película argentina

 

No te mueras sin decirme a dónde vas es una película del argentino Eliseo Subiela que salió en los 90. En el siglo XIX, William es inventor, fabrica un artefacto que permite proyectar imágenes, que será el precursor del cine. Tiene a su amada pareja Rachel. Tenían una vida tranquila y felíz, hasta que Rachel muere; desde que muere lo espera, vagando como espíritu, siguiéndolo en sus otras vidas, pues él sí deseó reencarnar. 

Un siglo después aparece Leopoldo quien es la reencarnación de William y también es inventor, es un personaje muy sensible, concentrado siempre ya sea en sus inventos o en su trabajo en el cine. Trabaja en un invento que permite proyectar los sueños en una pantalla (un liberador de sueños, lo llama, y es en cierta forma la continuación del proyecto de William). Una noche, intentó probar su invento y a la mañana siguiente que revisó la pantalla, apareció la imagen de una mujer en vestidos antiguos, cantando, deambulando en una habitación. Leopoldo queda intrigado, pues jamás la habìa visto, sin embargo se siente atraído por ella.

Una noche, mientras trabajaba en el cine, se quedó dormido y la vio nuevamente en sus sueños, sin embargo , esta vez no se esfumo al despertar, estaba ahí frente a él, aunque sin forma corpórea y sólo él puede verla. Leopoldo empieza a hacer preguntas, ella intenta "despertar" a William, pero nada, Leopoldo no logra recordar su vida pasada. Empiezan a pasar tiempo juntos, a aprender el uno del otro, hasta que los sentimientos de Leopoldo empiezan a despertar, surge en él la conciencia de un recuerdo inmemorial, de un sentir sin par, y se siente frustrado porque no puede tocarla o besarla. Pero Leopoldo no es el único frustrado, Rachel ha pasado más de un siglo yendo tras las reencarnaciones de William que ya esta cansada, ya no le basta con ser un espíritu que lo acompañe siempre, pero también tiene miedo de que al volver a nacer lo olvide o no pueda encontrarlo de nuevo...

En cuanto al invento de Leopoldo es un éxito, pero no son precisamente sueños lo que pone en la pantalla, es algo más, mucho más... La trama, los diálogos, junto con otros personajes como Carlitos (el robot de metal con corazón argentino) hacen de esta una agradable película.

"Leopoldo, si el universo fuera solo tu barrio, tu ciudad, tu país, tu planeta... Si la vida se acabara en una caja de madera, si solo fuera esto que conoces hasta aquí, estaríamos pensando en un Dios tan mediocre"

Rachel y Leopoldo

 

"- Para vos es fácil, sos un espíritu. Sin tiempo, sin espacio, sin ganas..
- No es tan fácil Leopoldo. Extraño. Extraño tu cuerpo. Extraño la sed, el deseo, los sueños. Y al mismo tiempo tengo miedo de volver a sentir todo eso, porque sé que voy a volver a perderlo."

 

La vida después de la muerte, los sueños, la reencarnación son temas que durante mucho tiempo han dado mucho que decir en la literatura, el cine, en charlas de café con un amigo o con uno mismo, lo cierto es que son temas que siempre tendrán vigencia pues están presentes en lo que somos. Son de esos temas donde no se puede llegar a nada concreto pero siempre es agradable hacer conjeturas, como si al darle forma con palabras o imágenes, pudiéramos asir los abstractos pensamientos.

En conclusión, vale totalmente la pena sentarse un rato a disfrutarla, aunque eso sí, al terminarla, encontrarás que es difícil volver a la realidad.

escena pelicula

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: