La mudanza

Hacemos mudanza. La familia y todos los objetos que hemos seleccionado, se cambian a una nueva vida; un nuevo hogar.

No es tan fácil hacer una mudanza, pues la carga sentimental que trae el cambio, hace todo más duro y difícil. Una mudanza es física, mental y espiritual; todo a la vez.

Primeros pasos para la mudanza

La decisión de marcharse es difícil. La casa que ha sido nuestro hogar durante treinta años, donde han crecido nuestros hijos y hemos creado una familia, de repente se ha convertido en un lugar axfisiante y triste. No ha sido un problema económico lo que nos ha llevado a tomar la decisión, ha sido un grave problema sentimental.

El fallecimiento de un familiar ha convertido la casa en un lugar del pasado, lleno de fantasmas, donde veíamos por todas partes a la persona querida. Los recuerdos, la familia y el pasado nos perseguían por todas las esquinas y convertían la estancia dentro del hogar en un lugar que llegaba a ser indeseable.

La difícil decisión de un nuevo hogar

Ante esta situación, mi mujer y yo, a pesar de lo difícil que están ahora las cosas para vender, teníamos que marcharnos de allí. Cambiar nuestras costumbres y lugares, allí donde nuestro hijos estaban totalmente integrados con el entorno; no saber dónde ir; si íbamos a poder realizar económicamente el cambio; la sensación de desnudez ante un futuro en blanco con un hogar indefinido... ¡Qué difícil decidir! Pero el pasado, los recuerdos -en especial los malos-, nos empujaban cada día a tomar la difícil decisión.

La venta y la compra

Inmobiliarias, visitas de clientes, búsqueda de un nuevo lugar en función de la tasación de la casa; papeleos de herencias, impuestos, viajes continuos para tomar la decisión del destino.

Los hijos buscando trabajo en el extranjero, sin saber si algún día volverán, nos hacían estar indecisos sobre el tipo y tamaño de la nueva casa que debíamos elegir; pero todo marchó sobre ruedas. Vimos una mano divina en todo el proceso, pues en cuestión de un mes habíamos vendido y habíamos comprado.

La espera

En el proceso de venta y de compra existe un tiempo de espera antes de realizar la mudanza. Mientras está pasando el tiempo, asoman los recuerdos, los acontecimientos vividos en familia, el pasado vivido en este hogar, sabiendo que en unos dos meses lo dejas todo y empiezas de cero con la intención de dejr en la casa muchas de las cosas que te hicieron sufrir; acontecimientos de la vida que aoarecen como una película, un "remake", una repetición de los sucesos y te dices: Éste me lo llevo, éste se queda; éste otro lo olvido; como si fueras a vivir la desnudez de una nueva vida; pero la realidad es que te lo vas a llevar todo contigo, a excepción de todas las visiones que tienes ahora y te llevan al recuero; al pasado.

MUDANZA, FAMILIA, RECUERDOS, VIDA, HIJOS, HOGAR

Todo es viejo y a la vez nuevo. Una ventana abierta, un futuro por llenar, una nueva vida. Todo permanece y todo cambia a la vez; es como nacer siendo ya más viejo, más maduro. Es entonces cuando nacen los planes, las ilusiones, las esperanzas... Un nuevo hogar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: