fotografia

Típica de la gastronomía burgalesa, se realiza con productos del cerdo, con sangre, cebolla, manteca y arroz y se sazona con pimentón dulce, pimienta molida, sal y orégano. España es mucho más que jamón serrano, tortilla de patatas o paella, hay muchos productos que se realizan con la forma artesanal de hace cientos de años y que son verdaderas obras de arte gastronómico, entre ellas se encuentra la morcilla de Burgos. Delicia del paladar, tomar unos pinchos de morcilla por los bares de Burgos es un no querer parar y solo nos decidimos a ir a casa cuando el camarero insiste en que van a cerrar.

fotografia

Una de las creaciones que merecen un diez se llama choco, se compone de morcilla desmigada con huevos rotos, crujiente de jamón y salsa de tomate natural con albahaca. Otro plato que hace las delicias de los visitantes es la crema de morcilla con mermelada de pimiento, se presenta sobre una torta crujiente. El conejo relleno de morcilla, es otro plato delicioso que se guisa con moscatel y si se pasa por Burgos es pecado no dar cuenta de él.

fotografia

En Burgos trabajan la morcilla con exquisito arte con unas recetas antiguas tan sabrosas que han traspasado fronteras. Muchos mitos existen sobre la morcilla y mucha gente sostiene que engorda pero lo cierto es que es baja en colesterol. Si se toma a la plancha, a fuego lento y algo requemada es tan sabrosa que es imposible de olvidar, y esta delicia además es sana.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: