fotografía

El cuerpo embalsamado de Vladimir Llich Ulianov, conocido por Lenin, permanece dentro de una urna de cristal en el interior de una pirámide donde reina una total oscuridad y solamente una luz ilumina el rostro del que fuera el padre de la URSS, un país que hace más de 25 años que no existe como tal. Los turistas entran por un extremo de la sala y salen por otro vigilados en todo momento por los guardas de seguridad que apremian a la gente para que no se retrase y mantener un ambiente de solemnidad.

fotografía

Son numerosas las voces que reclaman que Lenin sea enterrado pero Putin se resiste alegando que no desea dividir a la sociedad pues hay muchos nostálgicos del anterior régimen. En la última encuesta que se realizó para proponer la demolición del mausoleo y enterrar a Lenin dio como resultado un 63% de rusos partidarios de enterrar la momia del dirigente pero mientras tanto el resto mantiene que tocar estos restos sería un sacrilegio y una provocación. También la Iglesia Ortodoxa Rusa en el extranjero pidió que se desmantelara el mausoleo y se enterrara al padre de la revolución ya que supondría la reconciliación de los rusos con Dios pero parece que la petición no causó ningún efecto.

fotografía

fotografía

Por otra parte, los resto momificados de Lenin reciben miles de visitantes cada año lo que significa un importante atractivo turístico para el país. Para su mantenimiento cuenta con un equipo de científicos que cuidan periódicamente el estado de la momia con líquidos especiales para que se mantenga en perfecto estado de conservación. Cuando Lenin murió en 1924, Stalin mandó embalsamar su cuerpo para exhibirlo como un símbolo para el proletariado y lo que en un principio era para unos cuantos días ya se ha convertido en más de 90 años. Y mientras no se pongan de acuerdo seguramente permanecerá en la pirámide de la Plaza Roja otros 90 años más.

fotografía

fotografía

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: