modelando

Demasiado temprano para modelar

Son muchas las décadas transcurridas desde los años 60 hasta nuestros días, época en que comenzó el movimiento feminista de esos años. Existen muchas sociedades que perviven apegadas a la tradición de mantener diferencias de género entre niñas y niños, aferrados a unas consideraciones tipológicas acerca de las cualidades que presuntamente deben privar entre los unos y las otras.

Tradicionalmente a las niñas se les inculcan por acción, las atenciones y cuidados de su apariencia y a resaltar rasgos prominentes de su personalidad. Al género masculino desde muchachos se les enseña cultivar sus destrezas físicas y las acciones que estimulen el desarrollo de las mismas, aplicando a veces maneras sutiles y otras haciendo notar lo obvio de su género y lo que se espera de ellos, de esta forma se comienzan a hacer notorias las diferencias entre macho y hembra y lo que se espera de sus maneras de comportamiento.

Siempre ha sido notoria la forma en que nuestro entorno social nos notifica de forma acentuada, que lo más importante es nuestra apariencia, lo cual ocasiona en las nuevas generaciones de padres, un marcado énfasis a las presiones existentes en la formación de sus hijos.

modelito

El comienzo de todo

Hoy día cuando una niña recibe una invitación a una fiesta, se le agrega una nueva preocupación a la madre, puesto que esta de inmediato piensa en la mejor presentación que proporcionarle a su hija, comenzado por llevarla a la peluquería para arreglarle el cabello, prosiguiendo con lo referente a la vestimenta, el calzado, etc.

Las modas son responsables de generar una competencia exacerbada de emperifollamiento entre niñas que acaso están cursando todavía la educación básica, sin embargo están pendientes de las amigas y compañeras que han visitado la peluquería y cuál de ellas arreglada por su madre, no podemos pasar por alto, que el acicalamiento de estas niñas conlleva un costo en metálico (dinero).

Si recordamos que antes de ahora el interactuar socialmente al lado de compañeras y amistades, para alegría y gozo de muchachas, ahora es simplemente una competencia de vanidades, y banalidades habituales e innecesarias.

Se desvirtúa y se acelera el paso de las niñas por la edad infantil, ellas no van a la los salones de belleza solas; son llevadas por su mamá. He aquí la cuestión. Se les impele a quemar esta primera etapa de su formación que es más apropiado para adolescentes, Exponiéndolas a poner más interés en cosas que para el momento que nos ocupa, no deberían tener la mayor relevancia

No hay de ninguna manera un sentido exageradamente conservador en esta exposición, solo opinamos que este modelaje adelantado, al que están expuestas esta niñas, nos predispone a pensar, que es posible que en su llegada a la edad púber (pubertad), es casi seguro que tendrán una visión distorsionada de ellas mismas. Dando un casi predecible resultado de dificultad para enfrentar a los peligros asociados a esa etapa.

Por ejemplo; trastornos de conducta, inseguridad de la imagen corporal que proyectan, desorden alimenticio y el más temible de ellos, el inicio de actividad sexual antes de tiempo, que las puede llevar a embarazos no deseados, abandono de los estudios, drogas…

La reflexión final sería; dejen a sus muchachas ser niñas, que transiten su etapa infantil buenamente, sin propiciar los atajos para las siguientes etapas.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: