De madera, hierro, fibras vegetales, aluminio... Te explicamos cómo mantener y cuidar, el mobiliario exterior para que dure más tiempo y parezca siempre como nuevo.

Existen infinidad de materiales para la fabricación del mobiliario exterior. Todos tienen ventajas e inconvenientes. Por ello, antes de elegirlos para tu hogar, es recomendable conocer cuáles son los más resistentes, su mantenimiento y el que mejor se adapta al clima donde vives.

El mobiliario de madera es muy cálido y decorativo pero al aire libre pierden color con el sol y se agrietan con la humedad. Aunque existen muchos tipos de madera, la teca es la mejor, y también la más cara.

Las fibras naturales como el mimbre o el bambú son ideales para porche y terrazas cerradas, aportan elegancia, calidez y un toque rústico: están especialmente indicados para zonas calurosas porque son frescos, además de ligeros y baratos, pero requieren bastantes cuidados.

El hierro forjado es muy resistente, aun así necesita un tratamiento para el óxido, es una buena elección para zonas secas y permite infinidad de diseños.

El mobiliario de aluminio es moderno, ligero, no se oxida, aguanta bien el sol, la humedad y los golpes, dura muchos años y precisa una atención mínima, pero es bastante caro. Los de plástico, fibra de vidrio y resinas sintéticas soportan bien la lluvia y el sol y se adaptan a cualquier clima. Son ligeros y fáciles de limpiar: no necesitan ningún cuidado especial.

Para una limpieza más fácil y rápida: aceites y aerosoles.

En centros de jardinería, bricolaje y ferreterías venden productos específicos para limpiar cada material: aceite de teca (extraído del mismo árbol) o para teca (un preparado especial) y de linaza para el mobiliario de madera; aerosoles con silicona para el hierro, para desengrasar los de fibras sintéticas o aluminio, y alcohol de quemar para mantener el brillo en los de acero.

Repasa también los complementos

Sombrillas. Cepilla la tela con agua templada y un puñado de sal gorda. Si el soporte es metálico, frótalo una vez al año con aceite mineral para evitar que se oxide. Si es de madera, límpialo sólo con agua y jabón.Tumbonas. Si tienes tumbonas con loneta difícil de desmontar, aspira el polvo, elimina las manchas con agua y amoniaco, seca a la sombra. Si la estructura es de acero o plástico, limpia con agua jabonosa y sécala. Si el mobiliario es de madera, aplica además aceite de teca una vez al año.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: