Los mitos de Eros y Psique

Para las personas tener una buena vida sentimental es la clave para ser felices. Aunque no siempre se consigue

Tanto la mitología griega como la romana daban su explicación al amor y desamor, y para ello hacían responsables de todo lo que sucedía a los dioses. El dios griego del amor era Eros, mientras que para los romanos era Cupido.

Eros, aparece representado como un jovencito con alas, va vestido con una toga y en sus manos tiene un arco y unas flechas. En cierto modo, es el culpable de que dos personas se sientan atraídas o no. 

Los griegos encargaron la labor de ser el dios del amor, al dios más travieso. Algunas de las flechas tenían la punta rematada en plomo y otras en oro, de esta manera dejaban a su disposición que  Eros las disparara como él quisiera. Las que tenían la punta de oro hacían que las personas se enamoraran, mientras que con las de la punta de plomo se conseguía el efecto contrario, que surgiera el desamor. 

Eros, Psique, Afrodita, confidencias y algo más

Eros debía tener la sabiduría necesaria para acertar con el disparo, pero no siempre era así. Eros buscó una mala compañia la de Afrodita, la diosa a la que le gustaba meterse en los asuntos amorosos de los demás y a parte disfrutaba acosando tanto a los hombres como a los dioses. 

Con demasiada frecuencia y gracias a la influencia de Afrodita, Eros lanzaba sus flechas doradas a personas que no tenían ninguna compatibilidad. Mientras que a parejas que sí podían haber sido felices, les disparaba las flechas de plomo. 

Un día Afrodita le preguntó a Eros si la veía más envejecida y el le dijo que no, que era la mujer más bella que conocía. Pero, a Afrodita no le gustó la respuesta, ya que según le contó había una joven mortal llamada Psique que presumía de ser mucho más bella que Afrodita. Por lo que esta pensó que la muchacha merecía un castigo. 

Afrodita le pidió a Eros que disparara una flecha que le partiera en dos el corazón a Psique. Este en un principio obedeció a Afrodita y fue en busca de Psique para matarla. Pero cuando la vio se enamoró de ella. 

Después del tiempo y de correr numerosas aventuras por separado los dos amantes, no pudieron estar juntos puesto que Afrodita para vengarse de ella. le dio un cofre del amor, pero le pidió que no lo abriera, ya que la única que podía ver su contenido era Afrodita.

Psique no aguanto la curiosidad y levantó la tapa del cofre. Dentro de él no había ni amor, ni belleza sino un profundo sueño. Poco después de abrirlo Psique se tumbó en la hierba y se quedó dormida para toda la eternidad. 

 

 

 

 

 

Los mitos de Eros y Psique

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: