fotografia

Encontrados en Edimburgo en el volcán apagado llamado el Asiento de Arturo (Arthur´s Seat) en 1836, no se ha podido saber quien ni por qué se pusieron en este lugar.  Un grupo de muchachos se encontraban buscando madrigueras de conejos por las laderas del vocán inactivo y en uno de los agujeros inspeccionados aparecieron 17 ataúdes en miniatura conteniendo figuras de madera con ropas hechas a su medida. Desde este encuentro las preguntas han sido muchas y todas siguen sin respuesta.

fotografia

Ocho de estos pequeños ataúdes con sus respectivas figuras dentro se pueden ver en el Museo Nacional de Escocia en Edimburgo donde siguen asombrando a los visitantes. Algunos mantienen que tienen algo que ver con la brujería y que los rasgos y vestimentas podrían representar a personas a las que se deseaba algún mal. Podrían ser familiares, amigos o vecinos de la misma localidad que se querían destruír.

fotografia

fotografia

Otros han relacionado el allázgo con el fenómeno "body snatching", el robo de cuerpos en cementerios para venderlos a escuelas de medicina al escasear los cadáveres entregados voluntariamente. Ocurrió que en 1828 dos inmigrantes irlandeses cometieron 16 asesinatos en Edimburgo para ganar dinero con la venta de cadáveres. No ha faltado quien relacionase estas figuras pequeñas en ataúdes de madera como una forma simbólica de darles descanso eterno a las víctimas que no recibieron sepultura al ser entregados para que estudiase la ciencia. Todo lo que se diga al respecto son hipótesis pues muchas de las versiones no se sostienen y estos pequeños ataúdes seguirán para siempre siendo un misterio.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: