fotografia

Antiguo penal de Francia, la Isla del Diablo es la más pequeña de las Islas de la Salvación situadas a pocos kilómetros de la costa de la Guayana Francesa. Esta isla rocosa se encuentra cubierta por una tupida vegetación tropical y fue Napoleón III quien estableció en ella un penal para prisioneros considerados peligrosos desde presos políticos a crueles asesinos. La Isla del Diablo albergó prisioneros franceses desde 1852 hasta 1938 y se calcula que llegaron más de 80.000 reos de los cuales una gran cantidad dejaron sus huesos en la isla por las condiciones infrahumanas a las que eran sometidos.

fotografia

Por este lugar pasó Henri Charriére, el autor de "Papillón", libro de sus vivencias y que fue llevado al cine y René Belbennoit que escribió "La guillotina seca", novela censurada en Francia por el relato de las atrocidades que sufrieron el el penal de de la Isla del Diablo. Esta cárcel fue clausurada definitivamente en 1946 y los presos que quisieron regresaron a Francia, no obstante, muchos se quedaron a vivir en la Guayana Francesa.

fotografia

Estas islas comenzaron a ser habitadas en 1763 cuando una terrible epidemia asoló la Guayana y las familias que sobrevivieron buscaron refugio en estas islas que en un principio se llamaban las Islas del Triángulo pero pasaron a llamarse Islas de la Salvación por los supervivientes que se asentaron en ellas. Desde entonces las tres islas se llaman La Real, San José y la Isla del Diablo. Cuando el penal se puso en marcha en 1852 llegaron a la isla todas las personas que Napoleón III quería hacer desaparecer de Francia y se cometieron todo tipo de atrocidades.

fotografia

Solamente existía una forma de escapar de la isla y era por el mar y este estaba infestado de tiburones mientras que en la isla el calor se hacía insoportable provocando todo tipo de enfermedades que nadie curaba y los muertos se recogían diariamente. Por otra parte, se dice que los que consiguieron escapar en balsas al llegar a la costa de la Guayana desaparecían en la selva apresados por grupos de canívales y nunca más se supo de ellos.

fotografia

Los restos del penal en la actualidad se encuentran medio absorbidos por la selva que parece querer tragarse unas construcciones de tan triste recuerdo, no obstante, la isla recibe muchos turistas aficionados a las emociones fuertes que recorren las celdas donde vivieron los presos y lo que queda de unas instalaciones donde miles de personas murieron torturados y enfermos. Para visitar la Isla del Diablo hay que hacerlo vía París ya que no hay vuelo directo a Cayenne, la capital de la Guayana Francesa.

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: