Después de muchas investigaciones, experimentos, ríos de tinta vertidos en diversas teorías, la verdad es que no existe ningún razonamiento que esté claro. Lo único cierto es que se ha comprobado que el cuerpo humano pesa una cierta cantidad y una vez fallecido pierde 21 gramos. Desde que el ser humano tiene la capacidad de razonar, se ha preguntado que pasa después de la muerte, y los científicos de todas las épocas han investigado, han experimentado en diversas formas para desentrañar el misterio de la vida, y si hay vida tras la muerte. 

fotografia

En 1927, el Doctor Drougas MacDougall publicó su teoría sobre el peso del alma o espíritu que hace que el cuerpo pierda 21 gramos. En una investigación que realizó con seis enfermos terminales que pesó minutos antes de morir y segundos después de muertos, pudo comprobar que todos (aún siendo de diferentes pesos) perdían lo mismo, 21 gramos. Otros científicos aseguran que esos gramos se pierden porque al fallecer se exála el aire que el cuerpo tiene almacenado. ¿Pero siempre pesa lo mismo?.

 

fotografia

¿De que se componen estos 21 gramos? Nadie lo sabe en realidad. Hay afirmaciones que aseguran que es el aliento divino que Dios  transmite a un niño cuando se gesta y que al morir regresa a su creador. Según el científico Eduardo Punset, el alma o consciencia está en los neurotransmisores que forman nuestro cerebro. Es la situación científica de donde reside el alma. Pero no todo el mundo está de acuerdo. Al margen de suposiciones, lo único que se sabe es que el cuerpo pierde 21 gramos, pero no sabemos nada más, no sabemos adonde va...

fotografia

Ante el misterio que se produce con esta pérdida de peso, nace la pregunta: ¿Existe la reencarnación? Aquí tampoco hay una respuesta fiable, pero si se ha comprobado que algunos niños nacen con un bagaje de aptitudes como heredadas no se sabe de donde ni de quien. Un fotógrafo en una ocasión realizó un documental donde su esposa ya en estado de coma, le puso la cámara para demostrar que el alma salía del cuerpo y se pudo ver que cierto humo salía del cuerpo. Así mismo hizo el mismo experimento con un perro, y este ni perdió peso ni salió humo, por lo que su teoría es que los seres humanos tienen alma y los animales no.

 

fotografia

Hay varias respuestas, pero la fe solo tiene una, que el alma va a Dios para ser juzgada por sus acciones en la vida. Para la ciencia no hay alma, solo un cerebro a modo de computadora que al apagar el sistema, deja de funcionar el mecanismo que es e cuerpo y que no hay más. Que cada cual se incline por lo que crea más verosímil, porque lo único cierto que sabemos, es que no sabemos nada.

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: