¡Qué manera de estremecerse mi alma,

al contemplar a aquella triste niña!

¡Tantos sueños no realizados!

¡Tantas realidades no deseadas!

¿Qué sucede mi Señor, en ésta tu Creación?

¿Qué bien permite al mal anidar en aquella alma

que desea sólo la realidad de sus sueños?

Si es para que yo diferencie el bien del mal…

Si es para que yo crea que existe Diablo y Dios…

¡Cuánto estremeces tú mi alma, mi Señor!

Bien sabes que pocos bienes te he pedido…

o poca ayuda de rodillas te he implorado…

Ahora te pido y exijo, me des el don de la Paz…

no para tener yo paz…

sino para tantas almas atormentadas.

¡Que son tantos los sueños no realizados

y tantas las realidades no deseadas!

Te pido y exijo a ti mi Señor, el don de la Fe…

no para tener yo fe en ti…

sino para tantas almas desilusionadas.

Te pido y exijo que cojas a cambio mi alma Señor…

hasta que mi luz de amor se extinga en otros…

¡Porque hay tanto amor anhelado

y tanto dolor acumulado!

Ya comprendí mi Señor, que hay lugares hermosos…

Que hay armonía divina en la naturaleza…

Que más importa lo espiritual que lo material.

Es por eso que de pié ante ti…

te pido y exijo todo aquello, mi Señor.

Deseo estar en los lugares más horrendos…

Estar donde está la miseria humana…

Porque es así como enriqueceré mi ser

y estarás tú feliz,

porque mi alma habrá regresado a ti…

mi Señor y Buen Dios.

Caminando en la noche por el centro de mi ciudad, observé a una niña que trapeaba el piso al interior de un restaurante. Me estremecí al imaginar cuáles eran sus deseos en la vida... Quizá sólo jugar como tal, pero la vida le entregó otra realidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: