Este artículo no pretende desprestigiar ningún lugar, solo contar acerca de mis experiencias para que el público decida.

En varias ocasiones eh viajado a Venezuela por cuestiones de negocios sin embargo cada vez confirmo que no hay peor destino en Latinoamérica como Venezuela.

Si es cierto tiene lindas playas y lindas mujeres pero eso no compensa los desagradables impases que se sufren en Venezuela.

Cuando uno viaja por turismo a un lugar que espera: atención, tranquilidad, descansó, buena comida, etc. Bueno no precisamente esto se encuentra en este destino que se caracteriza por costos elevados, no hay una equivalente relación en costo – beneficio en los hoteles los cuales tienen precios súper elevados. Difícilmente encuentras un botones sin contar la ausencia de políticas de atención al cliente de parte del personal, ninguno de los cinco hoteles diferentes desde las 3 a las 5 estrellas donde me e hospedado tienen una plancha que prestarte, los hoteles en Venezuela cumplen con el lema “donde todo lo increíble es posible” saliendo del hotel agarras un taxi y aquí esta otro de los dolores de cabeza del viaje las tarifas de desplazamiento son extremadamente altas y eso que la gasolina es regalada. Otro lema: si te gusta la música llanera…..toma un taxi en Venezuela. Bueno eso si logras identificar cual es un taxi ya que cualquier auto que esta en la calle puede ser un taxi y te puede cobrar lo que le de la gana ya que no están organizados ni las tarifas están definidas.

Las mujeres son hermosas pero escandalosas. Hablemos de la aventura gastronómica: eso es la locura yo eh probado restaurantes típicos y hasta las cadenas de comida internacional y bueno que entre el diablo y escoja, no es extraño que diga que tampoco hay una relación entre el costo beneficio, los costos son elevados y empeorando a través del tiempo ya que para el ciudadano venezolano ya resulta un lujo comer carne, pollo o ponerle azúcar al café. Y en los restaurantes estas comidas son carísimas, sin contar que es mejor preguntar que hay de la carta por que me ha pasado que pido platos y luego de 3 minutos me dicen que de eso no hay, seguido de la frase mas común que escucha un turista en Venezuela: “eso es lo que hay” con eso se escudan los meseros, los recepcionistas de los hoteles, y toda aquella persona que cumple la supuesta función de “atender” al cliente, al pagar la cuenta uno debería sentir se como un cliente una parte importante del sistema, pero parece que esta relación no existe.

Es que ni siquiera la gente, pero ellos no tienen la culpa es su idiosincrasia, su cultura lo que viene de casa uno siente que lo están tratando como dicen ellos a los “coñazos”, anteriormente uno lograba traer de Venezuela los cocosettes (unas galletas de coco) o los torontos (chocolates) pero vuelve y juega los precios son altísimos y ya se consiguen en cualquier lado del planeta.

No voy a desconocer las ricas arepas con variedad de quesos para rellenarlas, pero no justifica los altos costos del país (incluso cuando buscas el mejor cambio del dólar) por una arepa.

El trafico es terrible las largas colas para desplazarse son insoportables. A la fecha no eh encontrado un articulo que valga la pena comprar sin contar con el ambiente de inseguridad que se vive en el lugar y mas cuando inevitablemente miras las noticias y periódicos del país están llenas de un conflicto interno de política (chavistas y opositores) así que no sabes en realidad que esta pasando, uno de los medios te dice que todo es perfecto que no pasa nada y el otro que es terrible y que cerca de donde estas aumenta la cifra de muertes a manos de “malandros” fuertemente armados.

Así que si estaba pensando en Venezuela como destino turístico considere los comentarios hechos en este escrito y busque otra de las múltiples opciones en el Caribe con hermosas playas, costos buenos, gente amable y opciones de suvenires para llevar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: