mira adentro

Una miradita hacia dentro

En el día a día cada vez nos llenamos de ocupaciones y preocupaciones. Por fortuna, siempre podemos contar con un destello de energía que enciende el motor y nos hace mantenernos activos. Siempre dando respuesta, nada mejor que eso. Pero; en esa carrera de producción tropezamos no pocas veces. Aunque cumplamos con nuestras metas profesionales o personales.

Siempre hay algún lado por donde se cojea. ¿Cómo implantar un orden, que nos haga equivocarnos menos, o mejor dicho tropezar menos? Analízalo, aunque no quieras creerlo, es un hábito que te hará retraerte un tiempo prudencial, transcurrido el mismo, estarás más relajado y dispuesto para recibir nueva información. No pierdes mucho tiempo, aunque no lo creas, además puedes hacerlo en cualquier parte, solo tienes que hacerlo cuándo lo decidas.

Realiza alguna actividad que te agrade, deporte, baile, arte, escribe, eso generará un torrente de energía, que tu cuerpo necesita drenar, a la vez que te hace descansar mejor y rendir más en los momentos de trabajo o de actividad normal. Sin descartar los beneficios que aportará a tu cuerpo. Cuida tu alimentación, es muy fácil comer cualquier cosa- lo que es peor, comprar en la calle cualquier bocado para saciar temporalmente tu necesidad de alimento-.

mirando mirando

Sin ser extremistas

Sin llegar ea los extremos, si lo haces una vez a la semana, al mes, no hará daño alguno. Pero hay desembolso económico, comer en la calle, produce un bienestar pírrico; es mejor tener controlada tu dieta, seguramente tienes unas mejores opciones.

Pensemos. Lo más fácil generalmente es reventar, atacar, -escupir para afuera- En las situaciones difíciles, tal vez lo más importante es mirar para adentro. Todo lo contrario de lo que se dice –no te guardes nada- Lo recomendable es revisar nuestra actitud en relación con el problema y analizar que podemos hacer, para no tener que arrepentirnos en el futuro. Sin llegar a mortificarnos.

Se trata de oponer resistencia, recordemos: que siempre hay algo que vale la pena apreciar dentro de nosotros. Ello generará un ambiente de bienestar que nos hará conectarnos con individuos que estén en nuestra sintonía y de seguro encontrarás buenas reacciones y respuesta donde quieras que vayas.

En ese mismo orden de ideas, necesario es: acercarnos a las artes, a las actividades recreativas sanas, playas, paseos, excursiones para gozar de la naturaleza, compartir con la familia. Esas son los muros de contención donde refugiarnos y protegernos de los avatares de la cotidianidad.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: