mirada

LA MIRADA ES EL REFLEJO DEL ALMA

LA MIRADA saliente de nuestros ojos muestra el reflejo de nuestra alma. Expresan sentimientos y una parte muy íntima de cada persona. Los ojos, a través de su mirada, es el acceso para conocer más a fondo al ser humano. Nuestros sentimientos como el cansancio, la tristeza, la melancolía, el miedo, pero también la alegría, la felicidad o el orgullo y la satisfacción se hacen notar a través de la mirada.

La mirada es el reflejo del alma

Reflejo de las cualidades de nuestra existencia. Algunas personas tienen el don de leer en los ojos ajenos y saben en seguida qué está ocurriendo. Don o cualidad que se puede cultivar si se posee suficiente madurez, inteligencia emocional y empatía. Además es preciso ser observador y detallista. Las personas con ese don suelen ser tranquilas, en armonía consigo mismas, pacíficas y saben escuchar.

Otros, necesitan años de experiencia y de convivencia con una persona para aprender a leer en su mirada. Ese grupo de personas poseen cierta limitación: sólo son capaces de leer en la mirada de aquellas personas que conocen bien desde hace años. La convivencia ayuda a conocer bien a las personas cercanas y ya existe cierta predisposición.

Otro grupo, sin embargo, y es la mayoría, nunca aprende a captar el reflejo del alma a través de una mirada o los ojos de una persona, porque no son lo suficientemente detallista. No se toman el tiempo de observar ni de conocer a la persona que se encuentra a su lado, muchas veces por falta de interés y falta de paciencia.

LA MIRADA ES EL REFLEJO DEL ALMA

La mirada es el reflejo del alma, porque muestra la parte más íntima del ser. Los ojos ocultan lo más profundo de nuestra alma y todos aquellos sentimientos que se esconden en él.

Aprender a leer la mirada de las personas, cualidad que se puede adquirir y entrenar, ayuda a las personas a mejorar las relaciones sociales e interpersonales. ¿Qué debe contener el entrenamiento para aprender a leer la mirada? Los siguientes aspectos:

  • Empatía
  • Comprensión
  • Paciencia
  • Interés en las personas
  • Aprender a escuchar las palabras y, sobre todo, aquello que no se dice
  • Ser detallista y observador
  • Fijarse en las expresiones faciales
  • Fijarse en el ritmo de las palabras
  • Observar los movimientos de los ojos y su brillo

Detallar la mirada (tamaño de las pupilas, si aumentan, disminuyen, se mueven mucho o están fijas en un sólo punto...).

Los ojos y su mirada nos dicen mucho acerca de la persona a la que tratamos y con la que convivimos. Podemos mejorar mucho nuestras relaciones humanas e interacciones si aprendemos a leer la mirada de las personas.

mirada

mirada

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: