Padre y madre con su hija

Ser padres o madres es una gran bendición porque un hijo es el mejor regalo que se puede tener en toda la vida. Desde el primer instante en el que se tiene en brazos a ese milagro de vida, nuestro mundo se transforma y se enriquece. Se experimenta multitud de sentimientos, algunos de asombro, dicha o admiración; mientras que otros de agobio y confusión, y nos preguntamos si seremos capaces de cubrir todas las necesidades del nuevo miembro de nuestra familia (bebé). Se llegan a sentir cosas que jamás habíamos imaginado, sentimientos que solo experimentan los que tienen la dicha de tener hijos.

La relación que se forma entre padres e hijos es tan fuerte y personal, que resulta difícil describir todas esas sensaciones y sentimientos. ¿Por qué se nos llenan los ojos de lágrimas cuando nuestro hijo nos sonríe por primera vez? ¿Por qué nos sentimos tan orgullosos de sus primeras palabras? ¿Por qué se nos desboca el corazón la primera vez que vemos como tropieza y se cae? La respuesta reside en la relación bidireccional y absolutamente única que se establece entre padres e hijos.

Indudablemente la relación de la madre con el bebé será muy estrecha y se creará un lazo de amor incondicional; pero eso no significa que el padre no pueda también construir un lazo de amor con su hijo y ser parte de esa experiencia maravillosa e única de criar y educar a un hijo. La responsabilidad de criar y educar a los hijos debe ser compartida por ambos progenitores

Si ser padres o madres es lo mejor que le puede pasar a una persona ¿Por qué hay tantos niños en abandono? ¿Por qué hay personas que desprecian y maltratan a sus hijos? Debe ser porque estas personas nunca descubrieron la dicha y magia de ser padres o madres, son de esas personas que no saben valorar lo que tienen y esto se debe a diversas razones, algunos por alcoholismo o drogadicción, otros porque fueron productos de una violación o simplemente porque son resultados de un embarazo no deseado.

Como niños no tienen la culpa de nada pero son en su mayoría los que sufren las consecuencias de los errores de los adultos ¡que triste realidad!

Hay personas que no merecen ser padres o madres, mientras que existen otros que darían todo por experimentar la dicha de ser padres o madres.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: