miko11

MIKO es uno de mis dos gatos, negro con una corbata blanca, y bueno y agradecido como creo que muy pocas personas serían capaces de serlo.

Miko llegó a casa de una forma muy poco habitual: un día en una visita rutinaria al veterinario, las chicas me mostraron como ejemplo un gato que había sido abandonado después de un divorcio, como venganza al conyugue que se había divorciado, el otro se quedo con Miko para fastidiarle, y más tarde al saber que no podía tenerlo con ella en su nueva casa lo abandonó.

A los pocos días me llamaron para ver si podía acoger a Miko hasta su adopción ya que lo estaba pasando mal, en la veterinaria y necesitaba un hogar de acogida. Mande a mi pareja a recogerlo, y nada mas llegar a casa se escondió debajo de una cama, aterrorizado. Estuvo escondido sin comer, ni casi beber durante tres día, y si salio de su esconderite fue gracias a que Merlin insistia en maullarle bajito, como diciendo: tranquilo, sal que aqui estarás a salvo.

Y así salió Miko, hambriento de comida, de caricias y de seguridad. Al principio su miedo a los humanos le retraia y se alejaba de mi, sólo toleraba a Merlín cerca de él, pero poco a poco me fue aceptando y me pedía caricias con timidez y humildad.

Yo también me fui percatando que no solamente había sido abandonado, sino maltratado incluso, (hay muchos animales de dos patas), por eso le tiene tanto miedo a los humanos. 

A mi ya me ha aceptado del todo, es cariñoso y dulce, le gusta ponerse junto a mi cuando veo la tele o leo, y dormir sobre mis piernas. 

Miko llego a mi de una forma poco habitual, pero ahora es un miembro de mi familia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: