Miguel Ángel Silvestre deja Velvet, dicen los mentideros televisivos, pero la noticia todavía no se puede confirmar. No me extrañaría que fuera cierto porque este actor, que suele triunfar en las series de televisión de éxito y no brillar en la gran pantalla, es un experto en salir huyendo cuando cree que la fama no lo deja vivir. Lo hizo en Sin tetas no hay paraíso. Dejó a las fans llorando por su Duque sin importarle nada. Es muy divo. A Miguel Ángel Silvestre le parece poco ser un actor de series. Quiere triunfar en el cine.

El actor Miguel Ángel Silvestre está un poco verde para la gran pantalla. Hasta ahora sólo hizo interpretaciones mediocres. Yo todavía no me recuperé de su interpretación cutre en Los Pelayos o de su intento por ser chico Almodóvar en Mis amantes pasajeros. En ambas películas quedó como un actor pasajero.

Ahora deja Velvet, o eso dicen. Pues que se vaya. A ver si los responsables de las series de este país dejan de llamarlo. Deberían darse cuenta de que ese chico guapo sólo va a la televisión para hacer caja. Cuando tiene un dinerito ahorrado, vuelve a la gran pantalla a hacer el ridículo. Esta vez el ridículo parece que quiere hacerlo en Hollywood. Debe creerse el nuevo Antonio Banderas o ese Javier Bárdem que se subió al tren de Penélope.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: