Hoy es 23 de marzo, miércoles de la segunda semana de Cuaresma.

Hoy recordamos a María del Carmen Mayi, una educadora argentina asesinada en 1975. La oración nos va a acercar a los que sufren el daño que otros voluntariamente les hacen. En ocasiones y aunque parezca de locos, las personas maquinan para herir a los que tienen cerca, abusan de ellos, aprovechando su situación ventajosa. Vemos y sabemos de personas que, como Cristo, sufren solo porque su vida cuestiona a la de otros. Por dar testimonio del trabajo bien hecho, por tantos motivos. No siempre son personas destacadas. A veces incluso nosotros sufrimos. Me dispongo a comenzar la oración, teniendo presentes a todas esas personas.

La lectura de hoy es del evangelio de Mateo (Mt 20,17-19):

En aquel tiempo, cuando Jesús iba subiendo a Jerusalén, tomó aparte a los Doce, y les dijo por el camino: «Mirad que subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será entregado a los sumos sacerdotes y escribas; le condenarán a muerte y le entregarán a los gentiles, para burlarse de Él, azotarle y crucificarle, y al tercer día resucitará».

Cuando experimentas que alguien te quiere hacer daño, ¿eres capaz de pararte y escuchar tus miedos?

¿Por qué no le dedicas un tiempo a hablar con Dios y le explicas aquello que te paraliza y te impide ser valiente? ¿Buscas amparo en Dios?

¿Eres capaz de intentar devolver bien por mal?

Escucha de nuevo el texto imaginando que las palabras de Jesús van dirigidas directamente a ti, a tu vida y a tus deseos de este momento. Jesús te habla de la dureza y el riesgo que supone vivir el evangelio y al hablarte de su vida, quizás también te está preguntando por la tuya.

Para ir cerrando este rato de oración, sitúate frente al Jesús que sube a Jerusalén y pregúntate hasta qué punto y de qué manera estás dispuesto a acompañarle. Cuéntaselo a él.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres, entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: