Vencer el miedo

Nuestra confianza se ve mermada por la inseguridad y la baja autoestima. Esto impide que crezcamos y que nos desarrollemos como personas. 

El miedo es una de las emociones que más a menudo experimentamos las personas. Cuando lo sentimos consigue que perdamos ocasiones que pasan por delante de nosotros sin darnos cuenta. No somos capaces de reconocer que nos frena a la hora de tomar decisiones e impide que realmente conozcamos a la persona que somos en realidad. 

En ocasiones el miedo es una necesidad

La palabra miedo suele resultar aterradora, pero también es muy necesaria para la supervivencia de las personas. Cuando lo sentimos lo lógico es  que tratemos de reaccionar ante cualquier situación que se nos presente y lo hacemos escapando de él o armándonos de valor y enfrentándonos a él. Cualquiera de las dos técnicas puede ayudar a que tengamos más o menos éxito, pero lo que nunca se debe hacer es optar por una tercera vía que es la de quedarnos parados.

Es evidente que sea cual sea la opción por la que nos decidamos no existe ninguna garantía de que se pueda vencer el miedo sin sufrir alguna consecuencia. El miedo suele aparecer en situaciones en las que nos sentimos amenazados físicamente y también en aquellas en las que nuestra autoestima se ve seriamente amenazada.

La inseguridad frena nuestro desarrollo

Normalmente cuando optamos por pararnos lo hacemos por inseguridad. Nos lanza pequeños avisos de que no vamos a ser capaces, no vamos a poder o que no vamos a estar a la altura de las circunstancias. Trata de convencernos de que la disposición que tenemos de vencer el miedo, puede que no salga bien ya que existirá alguien que lo haga mejor que nosotros y por lo tanto nuestra actuación está de sobra. Suele compararnos con los demás ignorando nuestra capacidad de hacer frente a las cosas. 

Vencer el miedo depende de cada uno

A lo largo de la vida se nos presentan multitud de circunstancias que nos pueden ayudar a crecer. Pero cuando aparece el miedo es cuando no somos capaces de avanzar ni de tomar las decisiones que pueden ser las adecuadas para cada uno. 

Depende de nosotros el tratar de avanzar y optar por lanzarse y vencer el miedo, se trata de vencer todas las barreras tanto sociales como personales que nos impiden seguir hacia adelante. No debemos hacer caso a todas esas voces que una y otra vez nos frenan en nuestras intenciones, la única que debe oírse por encima de todas es la nuestra. Solo soltando todo aquello que nos atenaza conseguiremos ser nosotros mismos y de este modo crecer como personas. Es un riesgo pero eso también forma parte de la vida, y está más que demostrado que quien no arriesga no gana. Y solo soltando el enorme obstáculo que supone el miedo llegaremos a darnos cuenta de todo lo que podemos llegar a ser y hacer como personas libres que somos. Vencer el miedo depende de ti.  

 

 

 

 

El miedo es

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: