La sensación desagradable que sentimos ante cualquier tipo de peligro detectado produce en principio ansiedad y en algunas ocasiones se convierte en terror que es cuando en una situación fuera de si, puede ocurrir cualquier desgracia. Hay miedos reales cuando un peligro nos acecha y amenaza pero también hay miedos neuróticos. Sigmund Freud lo explica ampliamente en su teoría del miedo.

fotografia

"El Grito", cuadro de Edvard Munch que se encuentra en la Galería Nacional Noruega. Una clara expresión del miedo.

La sociedad, así como las religiones hacen que aprendamos a tener miedos que de forma inconsciente vamos asimilando sin darnos cuenta pero que hacen mella en nuestra personalidad. Mientras que la sociedad con sus normas nos imprime conceptos de "esto se puede y esto no se puede", las religiones amenazan constantemente con el temor de Dios, con amenazas de peligro en lugares tenebrosos (infierno). No cabe duda que que es una sensación aprendida puesto que todos los sistemas educativos tiene incluído como complemento inevitable la asignatura de miedo. Una cierta dosis de miedo puede ser beneficiosa cuando desde el punto de vista de la biología contribuye a la conservación de la especie y desde el punto de vista neurológico es una forma común de organización en un cerebro primario donde se activa la amígdala que tenemos en el lóbulo temporal.

fotografia

Cuadro de Francisco de Goya pintado en 1829. "Saturno devorando a su hijo", uno de los cuadros más extraños del genial pintor español.

La literatura ha generado personajes que simbolizan la presencia del miedo, como Drácula, Frankestein, los zombis, etc, que hacen que se aprenda a tener miedo sin una base firme y son en teoría miedos inexistentes como el miedo a los alienígenas o el miedo a la muerte que en realidad son miedos a lo desconocido. Algunos de nuestros miedos son fobias que son como miedos menores como el temor a las ratas, a los truenos, a la oscuridad, a los ascensores, etc. Cuando se tiene muchas fobias se pierde personalidad, se pierde confianza en uno mismo y se pierde también vitalidad.

fotografia

Pinturas de Oswaldo Guayasain. Aquí muestra el miedo, la tragedis y la tristeza de los problemas de la sociedad que son comunes en todos los tiempos.

fotografia

Estar constantemente con miedos no es saludable y va muy ligado también con la ignorancia por ello es muy conveniente analizar sus raíces y el porque de nuestros miedos. Si llegamos a conocer su proceso, la causa y la raíz, lo descubrimos por nosotros mismos habremos vencido y dominado y aparcaremos el motivo que nos produce la sensación desagradable del miedo que nos amarga y entristece. Muchos artistas en diferentes épocas han representado el miedo como una constante en el ser humano como una preocupación ya que en muchas ocasiones paraliza y pone obstáculos al progreso.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: