distanciada

MICAELA, GERARDO, Y EL PODER DEL AMOR

 

Hacía una tarde bochornosa, con un calor húmedo típico de nuestros países tropicales, no se movía una sola hoja en los árboles cercanos, Gerardo estaba sudado, transpiraba horriblemente, la ropa se le pegaba al cuerpo y si a esto le agregamos la considerable cantidad de alcohol ingerido es de suponer la incomodidad que había de sentir. Sin embargo esto lo mantenía más bien abotagado, despatarrado en una poltrona en el estar de su casa, con un vaso a medio llenar de licor.

Cae la noche, ya Gerardo se recuperaba de la modorra causada por el alcohol y el calor, su ropa estaba húmeda de tanto sudar, echó una mirada a su reloj, que marcaba casi la media noche, se incorpora y se dirige al baño, metiéndose debajo de la ducha con ropa y todo, quedándose estático mientras el agua corría llanamente por todo su cuerpo, pasó un cuarto de hora largo en esta posición, el agua lo despabila, sale del baño se despoja de la ropa mojada y se tiende desnudo sobre la cama en medio de la oscuridad. Luego, estaba extrañamente lúcido, a estas horas ya había refrescado y contradictoriamente a pesar del alcohol y, los pensamientos que lo habían sumido en el estado de postración anterior.

La amargura

Tiene la boca seca, esto lo hace incorporarse e ir en busca de agua al refrigerador, la casa estaba totalmente sumida en la oscuridad, lo prefería así; para no ver nada que le recordara a Micaela, su mujer hasta ayer. Ella, la bien amada de su corazón, la mujer que luego de hacerla suya, llenó totalmente todos los espacios de su vida y de su alma. Micaela una mujer hermosa, alta, espigada, muy blanca, el pelo negrísimo que contrastaba lindamente con el color de su piel, bien hecha, ojos pardos, boca grande, rostro ovalado, tenía porte de reina, sus labios carnosos siempre húmedos que invitaban al beso.

Micaela tan preciosa que no había hombre que pasara por su lado sin sentir admiración por ella; ella lo sabía, lo disfrutaba tanto que Gerardo lo resentía amargamente, siendo motivo de reclamos y discusiones entre ellos, produciendo densas nubes grises en su relación de pareja. Más; nunca fueron motivo real de disgustos graves. Siempre encontraron formas de superar los resquemores de sus desavenencias, por lo menos hasta hace unas semanas atrás. En la coquetería de Micaela no había maldad, tal vez sí; un algo de inconsciencia que agradaba excesivamente a su ego. Por eso ante la aparición de Israel en sus vidas, lo anterior se hizo tan evidente que los hizo rodar prácticamente por un despeñadero.

Regresa el pasado

Israel era un antiguo novio de Micaela en la adolescencia, en su época de estudiantes, tenía mucho éxito entre las chicas por su atractivo varonil, además del dinero de su padre que le permitía vestir mejor que los demás muchachos de su grupo y tener automóvil lo cual le agregaba un extra de ventaja en relación al resto de los jóvenes. Esta relación fue intensa, frenética, verdaderamente solo ellos conocerán los límites de su relación. Al terminar la educación media, casi todos los compañeros tuvieron que irse a otras ciudades para estudiar en las diferentes universidades. Quedaron unos pocos que por diferentes circunstancias no abandonaron su pequeña ciudad.

Los pormenores

Entre ellos Gerardo y Micaela que realmente no estaban muy relacionados pero; que al vivir en una relativa cercanía, incluso, Gerardo pasaba frecuentemente por el frente de la casa de Micaela, llegaron a hacerse amigos primero y luego amantes. Finalmente decidieron vivir juntos sin estar casados. No tenían hijos, fueron cuatro años felices con algunas discrepancias naturales en las parejas. Lamentablemente hizo su aparición tres semanas atrás su antiguo novio Israel, de pronto todo se transformó en un caos, lo que antes era bueno y placentero ya no lo es. Micaela se tornó irascible casi que incontrolable, desde la llegada de Israel, andaba distraída, perdió el interés por las cosas de la casa, yo; no le importaba. Para colmo de males el asedio constante de su ex novio. Esta fue la gota que derramó el vaso.

Ayer decidí echarla de la casa, sin importar el inmenso dolor que me ahogaba, que me constreñía de manera insoportable. Ella me miraba con una mirada dolorosa, sus lágrimas corrían como un río por su rostro. Cerré mis ojos y mi corazón para no ver ni sentir. Micaela- quiero que abandones la casa, no te quiero en ella más –sus ojos se abrieron como platos, no daba crédito a lo que oía- sin embargo no dijo nada, echó a andar a su habitación y luego apareció arrastrando su maleta, diciendo- Solo espero que cuando sepas la verdad tengas el valor de reconocer tu error y desconfianza, que no tienen ninguna justificación –Adiós.

El arrepentimiento

Los pensamientos de Gerardo eran tormentosos, examinaba los acontecimientos de las últimas horas y sentía una extraña desazón, razonaba; ¿había actuado precipitadamente? ¿De qué error y desconfianza hablaba Micaela? Se levanta precipitadamente de la cama, se viste atropellado, saliendo raudamente para la casa de los padres de Micaela. Toc, toc, toc, toca repetidamente en la puerta, escucha cuando mueven el pestillo de la puerta y se asoma Micaela, tenía los ojos enrojecidos y una mirada de dolor conmovedora- Micaela quiero hablar contigo ahora mismo –digo –para qué- contesta – dime cual es mi error, por favor-

No mereces que te diga nada, de todos modos es mejor que lo sepas- pasa –cierra la puerta y nos quedamos de pie, uno frente al otro- espero, la urjo- Israel me está chantajeando, me amenaza con decirte que fue mi amante. Rompiendo a llorar convulsivamente- pego un respingo y quedo de una pieza -sin poderme contener la tomo entre mis brazos, estrechándola fuertemente- amor porque no me lo dijiste –Creía que me ibas a dejar –ahora era yo; el que lloraba- -perdóname, perdóname, por favor, yo te amo y, nada ni nadie me va a separar de ti- Vamos a nuestra casa que ya tengo la solución, este tipo no se interpondrá entre nosotros. Una vez más el amor se antepone a las miserias humanas, Micaela y Gerardo superaron la prueba que el destino les impuso.


mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: