El sofá es una pieza indispensable en el salón de casa.

Suele situarse enfrente del televisor, de modo, que si no gusta el programa (la primera idea es sentarse a verlo), siempre queda el sueñecito, normalmente inducido por el cansancio y la abundancia de anuncios.

Hace años, cuando estaba de moda el estilo provenzal, los sofás eran muy alegres, pero, a la vez, muy incómodos, útiles sólo para sentarse. Ahora son comodísimos.

Se llevan mucho los que son tipo rinconera y otros que un extremo no tiene brazo y está diseñado para tumbarse.

También han mejorado en estilo los sofás-cama. En estos tiempos de pisos pequeños pueden ser una solución en caso de invitados ocasionales.

En cuanto al material, hay que decidirse por el sofá de piel o el tapizado.

Los de piel siempre han estado y estarán de moda, son frescos en verano y cálidos en invierno. El rey es el Chesterfield (desde 1780), sorprendentemente moderno, por su estilo, tan elegante que lo hace atemporal.

Los de tapizado textil se amoldan, por los distintos colores, al ambiente de la habitación, actualmente son desmontables, lavables y con otras muchas características sorprendentes en un tejido.

En fín, la elección de un sofá es de las más importantes relativas a la decoración de una vivienda.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: