La funcionalidad de ir en METRO siempre se ha vendido como algo asequible. Se ha despertado en la sociedad la necesidad de pensar en un mundo mejor disminuyendo las emisiones nocivas a la atmósfera y se ha despertado una búsqueda colectiva de usar los transportes públicos en pos de una mejora en nuestra sociedad.

Pero no siempre viajar en este medio es seguro. Según se demuestra en varias CIUDADES del mundo, el peligro acecha en cada vagón, y es que el colectivo femenino viene siendo el más perjudicado cuando hablamos de conseguir llegar a salvo a nuestro destino. Las mujeres son acosadas y muchas de ellas llegan a confesar un gran temor a los trayectos nocturnos. Nueva York y Tokio se presentan como los puntos más seguros, desde donde reina la seguridad del transporte público, mientras que ciudades latinoamericanas, como Bogotá, Ciudad de México y Lima y asiáticas como Nueva Delhi, Yakarta y Bangkok despuntan como las más susceptibles de sufrir acoso y donde no se suele creer en una buena y rápida respuesta por parte de las autoridades.

Las denuncias son pasadas por alto en la mayoría de ciudades, y los que las provocan pasar inadvertidos para la seguridad del transporte público. Existe un miedo colectivo femenino y una desconfianza total a la vez que lastra las oportunidades de encontrar trabajo ya que dinamita la desigualdad entre géneros.

Ciudades como El Cairo o Bagdad quedan excluidas del ranking, puesto que según se cree los conflictos que tienen lugar en sus territorios influyen negativamente en el veredicto. Aun así, se tienen en cuenta sus servicios públicos, y se sabe que cuanto mayor es el núcleo de población más fácil resulta para los hombres acercarse de forma explícita a la mujer y crear un clima de desconfianza.

Además del ACOSO, surgen otros problemas al viajar en estos medios, como por ejemplo el hecho de sufrir robos o agresiones físicas o verbales sin motivo aparente.

el metro en las ciudades más inseguras

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: