El mesías de las plantas Carlos Magdalena en el Kew Gardens

El mesías de las plantas es como llaman al botánico español Carlos Magdalena que trabaja desde hace más de veinte años en el jardín botánico de Londres (Kew Gardens). Nació en Gijón (Asturias) en el año 1972 y desde niño sentía un amor profundo por la naturaleza contagiado por sus padres. Sus abuelos eran granjeros lo que le permitió estar rodeado de animales y plantas cuando los visitaban, Su madre le enseñaba las plantas y árboles y su padre los peces que pescaba cuando iban a la playa. Le fascinaban las enciclopedias sobre botánica, pero las demás asignaturas le aburrían. Decidió abrir un bar, después lo vendió y alternaba trabajos nocturnos con labores de jardinería.

El mesías de las plantas decidió marcharse a Inglaterra cuando, con 28 años, falleció su padre y expiró su contrato. Con escasos conocimientos de inglés, empezó a trabajar en un restaurante y entretenía a los clientes con sus conocimientos sobre las distintas variedades de uva dependiendo del suelo donde crecían e incluso de los taninos del roble que contenían las barricas.

El mesías de las plantas decidió una mañana de noviembre del año 2002 visitar el Kew Gardens, quedó prendado del lugar. Cuando volvió, se encontró en el vagón del metro un periódico en el que estaba publicado el artículo «La muerta viviente», una planta denominada «Ramosmania rodriguesii» originaria de la Isla Rodrigues ubicada en el océano Índico. Los científicos del Kew Gardens reconocían su fracaso después de intentarlo durante dos décadas y Carlos Magdalena se entristeció al leerla, decidió enviar su currículum al supervisor de Kew Gardens, quien no quedó muy convencido y sin saber cómo, logró convencerlo en la entrevista y así comenzó su carrera.

Carlos Magdalena empezó como aprendiz, su curiosidad y trabajo le permitieron conseguir el diploma en horticultura y actualmente es un reputado botánico en el Kew Gardens, Su primer logro fue resucitar a la «Ramosmania rodriguesii» de la que un niño encontró un solo ejemplar en el año 1979. La planta estaba viva aunque su especie había desaparecido. Observó que al ser más expuesta al sol y al calor en los últimos días de su ciclo de florecimiento, su parte femenina se abría y era receptiva, tras varios años observando cómo crecía, consiguió plantas de ambos géneros que se reproducían de forma natural dando frutos y semillas.

El mesías de las plantas tiene unos principios inalterables.

- No acepta la extinción, piensa que un organismo vivo es una obra de la genética después de millones de años de evolución.

- Cualquier persona puede contribuir para proteger la naturaleza y combatir el cambio climático.

- Sin las plantas no hay vida porque son las que nos aportan el oxigeno respirable que necesitamos.

- Sus propiedades medicinales son incalculables y está científicamente probado que tres de cada cuatro medicinas descubiertas proceden de las plantas,

- Son la base de los tejidos que se utilizan para la fabricación de toda clase de prendas.

- Son los organismos más valiosos que nos brinda la naturaleza para sobrevivir.

- Todas las personas pueden ser «mesías de las plantas» cada una en su trabajo enseñando educación ambiental, ahorrando combustible y optando por la energías renovables

Carlos Magdalena no cree tener algún don especial, cree en el amor a la naturaleza, que le ha llevado también a salvar de la extinción al nenúfar más pequeño del mundo (Nymphaea thermarum). En Kew Gardens ha encontrado su paraíso trabajando, investigando e intentando salvar tantas plantas como sea posible porque piensa que si una planta muere se lleva consigo palabras y mensajes que no se pueden recuperar.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: