ventana, mesa pensamientos, niña

La mesa de la ventana

Se sentó en la mesa que estaba al lado de la ventana, aquella que estaba ubicada entre dos estanterías, eligió la silla más cerca de la ventana, y extendió todas sus cosas alrededor de la mesa. No quería que nadie se sentara al lado suyo en aquella mesa, cualquier persona a su lado le impedía concentrarse, e incluso se sentía intimidada, porque al igual que todo el mundo, cuando nos sentámos en la mesa siempre tendemos a fijarnos en el de al lado para saber que esta estudiando.

Cogió el bolígrafo azul en sus manos, eso le hacía centrarse más, y coloco una libreta amarilla al lado de sus apuntes encima de la mesa. Comenzó a leerlos, a la vez que a subrayarlos, y volvió de nuevo a leerlos apuntando en la libreta lo que creía importante. Empezó el momento de memorizar,, para ello utilizaba jeroglíficos con los que se ayudaba, inentendibles para el resto del mundo pero con mucho sentido para ella.

Levanto su vista, el sonido de unos tacones le hizo desconcentrarse, observo a la chica, se fijo en todo aquello que llevaba puesto, y la siguió hasta que desapareció de su vista. En ese momento, a sus ojos vino otra imagen, se quedo mirando fijamente a esa nueva imagen en una mesa lejana, tenía su pelo moreno perfectamente cuidado, llevaba una camisa azul y en su mano movía entre sus dedos un bolígrafo negro, entonces en ese momento él bajo su cabeza hacia los apuntes de su mesa y ella de manera impulsiva la bajo, no quería que se diera cuenta que se había fijado en él.

Con su cabeza bajo sus apuntes recordó a lo que ella había ido a esa biblioteca, estaba estudiando, así que se centro de nuevo en sus papeles llenos de palabras y garabatos, leyó aquellas primeras líneas que ya había leído, volvió a intentar recordar y en ese momento su mente comenzó a vagar de nuevo, pensó en el chico, levanto sus ojos buscándolo, y mirándolo fijamente se quedo pensando en él, ¿Qué estudiaría? ¿Estaría con algún amigo en la mesa? ¿Tendría pareja? ¿De donde sería? 

El chico la llevaba mirando desde un rato, sin embargo ella, que con su mente viaja por diferentes suposiciones no se había percatado de ello, fue la caída de un libro al suelo la que la hizo reaccionar y descubrir que en el fondo de sus ojos había otra persona que utilizaba sus ojos para lo mismo que había echo ella.

Recordó de nuevo que había venido a estudiar, así que se hablo a si misma y se prometió que esta vez iba en serio, volcó de nuevo su vista en aquellos libros y cuando parecía que se había concentrado después de 10 minutos, sonó la alarma de su móvil representada en forma de vibrador. Cogió su móvil, leyó la hora de la pantalla y resoplo, ya era la hora de irse a casa, y de nuevo un día más había sido poco fructífero el estudiar en la biblioteca. Recogió sus cosas, y se fue a casa.

En casa dejo sus cosas encima de la mesa, y saco de nuevo sus apuntes, entre los que apareció una nota que decía:

Espero verte de nuevo en la BIBLIOTECA, niña de los pensamientos perdidos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: