Cuando tienes una familia es imprescindible hacer unos menús semanales sanos para tener organizada la semana. Yo gané mucho tiempo cuando empecé a a hacerlos. Los ideo los domingos y así evito estar pensando cada día qué vamos a desayunar, comer, merendar y cenar.

Los menús los escribo en una hoja de papel. No me lío con ordenadores. Simplemente hago una cuadrícula para los días de la semana y las horas de las comidas y voy cubriéndola. No me resulta nada difícil porque en casa comemos de todo: pescados, carnes, verduras, legumbres, yogures, pan, cereales, etc, etc, etc. La clave de una buena alimentación es comer de todo. En eso soy inflexible. No permito que mis hijas coman sólo lo que quieren comer porque les gusta más, y lo mismo hago con el resto de la familia, invitados incluidos.

A los menús semanales añado las recetas que tengo en fichas. le echo mano a las fichas de las comidas que he pensado para la semana y las uno con un clip a la hoja de menús. Esto lo guardo en un cajón de mi mesa de despacho. Las rectas no siempre las hago igual. Me gusta introducir alguna variante sobre la marcha. Es aburrido comer la carne asada, pro ejemplo, preparada siempre igual.

Tampoco debes olvidar la lista de la compra. Es la segunda hoja que le añado a mi lista de menús semanales: la lista de productos que tengo que comprar para hacer todas las comidas de la semana. Esto me sirve también para ahorrar dinero. Nunca compro llevada pro las ofertas del supermercado. Mis compras las marca la lista de los ingredientes que necesito para preparar las comidas.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: