En algunas culturas se cree que ciertas comidas son potenciadoras del rendimiento sexual, pero esto no está demostrado. Desde la antigüedad, se vienen practicando ciertos rituales con la creencia que al ingerir partes genitales de animales, aumentará la potencia y la virilidad, sobre todo en países orientales. Uno de los restaurantes especializado en penes se llama "Guo-li-Zhuang" cuya traducción es "Potencia en la olla" y es uno de los más conocido especializado en genitales de animales.

fotografia

Los platos que más ofrecen estos restaurantes especializados son genitales de venado, caballo, burro, buey, oveja, perro, serpiente y foca. En España se usa mucho la coletilla "de lo que se come se cría" así que los que se empeñan en comer estos platos de pene, seguramente bromearán sobre el futuro tamaño que van a desarrollas. Antiguamente se comía en España mucha casquería y se cocinaban varios platos de "criadillas" que son los testículos de toro o cordero. 

 

fotografia

Actualmente esta costumbre está casi olvidada puesto que la gente jóven se niega a comer toda clase de vísceras y en especial las "criadillas. Solamente algunas personas mayores gustan de preparar estos platos a los que estaban acostumbrados de cuando eran de uso frecuente. Será por exotísmo o por novedad, pero los restaurantes que ofrecen estas partes de los animales, proliferan actualmente especialmente en Pekin.

fotografia

Una especialidad que más triunfa es el pene de yak que mide 45 centímetros de largo y se presenta hervido. También se pueden ver penes de búfalo, de cabra y perro, aunque la variedad crece día a día. Los penes de buey se pueden ver colgados en los mercados que los ofertan como auténticos manjares.

fotogragia

En Italia también se comen penes, pero estos son de pasta en forma de macarrones de un tamaño exagerado y hay recetas muy simpáticas como "Penes a la Rabiata" o Penes a la Boloñesa", pero no es más que una forma graciosa de nombrar a un tipo de pasta. La mayoría de españoles suele mostrar asco ante los penes guisados, pero cuando nadie de sus amigos les ve, se les puede ver por Pekin degustando un rico pene guisado pues nadie puede resistir la tentación de incárle el diente a un hermoso pene.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: