Las Mentiras surgen por omisión o falsificación

Generalmente las mentiras surgen por omisión o falsificación de manera espontanea como una forma de eludir un castigo o por esgrimir una excusa por impuntuales o por no haber cumplido una tarea o una obligación encomendada. Por faltar a una cita o no haber terminado un trabajo que le hayan asignado para una fecha determinada, son estas situaciones que propician la presencia de la mentira...

Los beneficios inmediatos que se derivan de haber accionado estas mentiras, al final, seguramente se convertirán en un motivo para repetir la experiencia, cayendo en la falsa premisa, de ser responsables de menos tareas que cumplir. En verdad existe una frontera muy estrecha de un comportamiento que busca un beneficio inmediato y una conducta adictiva, dando por entendido que la segunda se asienta por la recurrencia de la acción, cuando más bien es por el sentimiento de impunidad que le queda a quien miente.

Es casi axiomático que el adicto se le hace cuesta arriba dejar de mentir, pues ello se ha convertido en una parte de su personalidad y, en su interacción con los demás, se siente en la indefensión si no orla la verdad con mentiras que a su parecer hace las cosas más interesantes.

En realidad todos estamos expuestos a las adicciones y esto se puede presentar cuando menos lo esperemos pero; la diferencia estriba en nuestra formación de valores, en comprender que lo que se está haciendo es la negación de los principios y valores en los que hemos sido formados y de tener la conciencia de parar a tiempo y poner un freno.

mentira

Comportamiento mitómano

La cuestiones que pueden derivarse de un comportamiento mitómano, de repente pueden estar relacionados con el estrés, las personas cuando se encuentran en situaciones comprometidas, piensan en cubrirse con la mentira, como una salida por la puerta de atrás a la situación en concreto… Es precisamente esa “liberación” lo que los va a empujar a accionar la mentira y que lo motivará a seguir mintiendo.

Casualmente no hay una determinación de cuando se producirá la primera ocasión ni aún su prolongación en el tiempo. No obstante si la persona se encuentra en un ambiente proclive, donde este tipo de conducta es “normal” justificada o aceptada, será infinitamente más fácil repetirla. Existe la posibilidad de que en un ambiente copado por amigos, esta conducta pueda ser calificada de graciosa, las sucesivas mentiras de un compañero.

Sin embargo; son los familiares y amigos los que están en primera fila para ser depositarios de las mentiras y de hecho los primeros también en darse cuenta de las mismas, por la cercanía y convivencia con el mitómano. Ellos están al tanto de su vida y les es más fácil en observar las inconsistencias de sus mentiras a través del tiempo. Es por eso que que las victimas más a la mano, son aquellas que se encuentran casualmente, sin que se produzca una relación prolongada con ellas.

Cuando el beneficio que se persigue es; captar la admiración de la otra persona, no tiene mayores consecuencias. Sin embargo, si sobre ese sustento se fundamenta una relación, seguramente esta persona se dará cuenta del engaño y la mentira abandonando al mitómano, en el entendido que habrá roto la confianza que es la base de toda relación.

Entonces; si los familiares y amigos no cortan a tiempo las mentiras, es posible que se refuerce al mitómano a seguir actuando impunemente al no encontrar límites en su adicción a la mentira. Es posible que la mejor manera de proceder sería, enfrentar al mitómano a la verdad y hacerle énfasis en las consecuencias de su comportamiento en particular en lo que toca a las relaciones personales.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: