LA MENTIRA EN EL AMOR

En el amor existen muchas formas de mentira por acción, omisión  e incluso por convicción en algunos casos. Los resultados al ser desvelados, se conocen por confidencias entre amigos, regados con bebidas espiritosas al calor de los despechos; los amigos tienen que permanecer estoicos y silentes, esperando todo el contenido de la confidencia.

Tenemos que estar consientes que el ocultamiento de información es irremisiblemente la manifestación cierta de la mentira. Cuando negamos el matrimonio y con ello todo lo que se relacione con el, la evidencia incontrovertible de estar unidos a otra persona, su negación, forma parte de este fraude devenido en mentira. Si a esto agregamos las citas furtivas con otra persona en complicidades amorosas, no es más que la confirmación de todo lo que hemos afirmado arriba.

Es indudable que cualquier atisbo de engaño, mentira, fraude, en una relación afectiva de pareja, filiar, de amistad, es la manera más vil de matar los afectos, sean estos cuales sean. La amistad, esa forma de relación entre los seres humanos que hace que nos acerquemos, nos juntemos, regalando cariño, empatía por alguien, afecto verdadero por una persona en particular es; la forma legítima de honrar la amistad y el afecto entre las personas. Sin embargo, si algo distingue al ser humano es su espíritu de contradicción a todas luces ilógicas, de conducta y comportamiento al interactuar con sus congéneres.

El morbo

mentira

 

Ese morbo que tiene el hombre de sentirse atraído por lo desagradable, lo no convencional, la curiosidad incluso de sentir “algo” que no ha sentido nunca. Esto lo lleva acendrado en su naturaleza, es la manifestación lúdica de ir contra la corriente, experimentando con “cosas” donde los resultados serían una lotería, un producto del azar o una quimera. La candidez de gran cantidad de personas pasa por especular o más bien estar en desacuerdo con lo que estamos exponiendo. Existen ejemplos a montón, millones que; documentan esta teoría; peregrina para algunos.

Tenemos la seguridad completamente establecida; que donde es más malsana la falsedad, la mentira, el engaño, el fraude es; en el amor, en la relación amorosa de pareja, de matrimonio. Es enorme el volumen de las maneras de vulnerar la relación de pareja, desde el noviazgo hasta llegar a la consolidación por medio del matrimonio o hasta el concubinato: En los tiempos de hoy en la práctica, no hay distinción entre concubinato y matrimonio, salvo por; cuestiones religiosas o morales pero; no de orden legal, con algunas excepciones puntuales. El ingenio del ser humano para el engaño y la mentira no tienen techo, estamos hablando específicamente de las personas que los practican como algo normal en sus vidas, sin recato ni consideración con los demás.

quimera

 

Si lo miramos desde lejos y sin pretender ser críticos de la conducta del hombre; llegaremos a varias conclusiones; entre otras; son conocidas las distintas consecuencias y gradaciones de las diferentes respuestas que les da la vida a estos (a) engañadores (a), en su comportamiento díscolo en sus relaciones de pareja. Abandono, pérdida de los hijos, pérdida del hogar más soledad, eso; como resultado de la disolución de la pareja. Hay otros resultados que no son tan visibles; resquebrajamiento de la autoestima, la moral, pérdida parcial de la personalidad, hay otras consecuencias que dependen de la voluntad de la persona. Hay unos que se convierten en alcohólicos, parias y hasta resentidos sociales llegan a ser.

La paradoja es, que la generalidad de las veces después de sufrir las consecuencias de comulgar con el hábito de engañar a todo (a) aquel que se le ponga delante, manifiestan su inocencia al que los quiera escuchar y consentir. Todo el mundo tiene la culpa de sus desventuras menos ellos, son; taimados y procaces para engañar y cobardes e insinceros para asumir las consecuencias de sus actos. 

 

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: