Mentes Perversas es una compilación de 13 relatos en los que Óscar Bibrian saca a relucir el lado oscuro de la existencia humana, recurriendo, en algunos casos, al factor sobrenatural. Uno de los puntos fuertes de esta antología es la capacidad de para hacer que nos sintamos identificados con los protagonistas, o víctimas, en este caso.

Mentes perversas abre con Luci: Una historia inquietante sustentada por un hecho imposible, que es tratada con la más absoluta normalidad por el autor. Se destaca la atmósfera oscura y tétrica que logra crear Óscar Bibrian. El cónclave: Este segundo relato de Mentes perversas tiene lugar en la zona rural de Aragón, donde una familia de turistas se verá acechada por unos siniestros gatos. Teseo y el Minotauro: Es una historia sobrenatural, en la que se busca la empatía con el protagonista y un final impactante.

El cuarto relato de Mentes perversas es Ya no nos quieren: Un relato escalofriante que te pondrá lo pelos de punta, especialmente si tienes hijos. Negro: Una brutal historia que tiene como punto más fuerte lo cotidiano que resulta. Desde el comienzo, la historia atrapa y te mete de lleno en un escenario muy real. Condenados: Nos sumerge en un mundo oscuro y misterioso en el que el protagonista existe sin saber cual es su destino. El autor logra crear una increíble sensación de opresión e incertidumbre.

La maldición de Golightly: Esta séptima historia de Mentes perversas trata de rivalidades en la que la fantasía juega un papel crucial. Es un relato cuidado hasta el más ínfimo de los detalles. ¡Presta especial atención a su final! El cuervo: Un relato al mejor estilo Edgar Alan Poe, con personajes torturados que no son más que marionetas en manos del destino, pero que al mismo tiempo se resisten a él. El buen amigo: Una historia que recrea cada una de las situaciones y de los personajes maravillosamente. Aunque el final resulta previsible.

El décimo relato de Mentes perversas se titula En el zulo, y recrea muy bien la sensación de claustrofobia que vive un secuestrado en su zulo (pozo). Tanto es así que te identificarás con la víctima y querrás que acabe esta tortura de una vez. Lágrimas de sangre: Es una historia que se adentra en lo cotidiano y que busca sacar el lado más retorcido de la sociedad. Es uno de los puntos fuertes de la antología. Beso mortal: Este relato explota los miedos y juega siempre con la percepción del lector.

El último relato de Mentes perversas es El hoyo, donde dos policías se encuentran con un delincuente juvenil al que el más veterano de los agentes trata de darle una lección, pero las apariencias engañan.

Mentes Perversas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: