pensando

Todo está en nuestras mentes

Sería de una incoherencia imperdonable la negación que; el sexo y la comida se encuentran entre sus prioridades, sin importar el orden en que se les tenga. Por supuesto nadie que esté en su sano juicio es capaz de negarlo, porque ciertamente estas dos cosas están de primero, entre las necesidades fisiológicas de cualquier ser humano.

Por cierto que quien no solucione estas primerísimas necesidades, tendrá muchas dificultades para perseguir otras metas y coronarlas como; el reconocimiento, la seguridad o la autorrealización. No porque nosotros lo digamos, ya lo dijo Abraham Maslow, uno de los psicólogos más connotados de la historia. Por eso es que tenemos que hacerle un reconocimiento y agradecimiento a la ciencia. Esto nos ayuda a entender las interioridades más escondidas de nuestra naturaleza. De manera que nadie se pueda martirizar más de la cuenta.

Los científicos hacen los descubrimientos y los seres humanos los asumimos con toda dignidad. El descubrimiento reciente acerca de estos importantes “pecados” que antes hemos mencionado, ha llamado la atención de la comunidad científica. Se piensa que prontamente los neurólogos podrán quitarle trabajo a los videntes, ya que está en desarrollo un estudio capaz de predecir la cantidad de sexo y número de kilos que una persona tendrá en el futuro.

el pensador

“Nuestro objetivo es entender las situaciones en las que las personas afrontan tentaciones y logran no ceder a ellas”, explica William Kelley, investigador del Darmouth College y coautor del estudio.

Para llegar a esta conclusión los científicos se han concentrado en el núcleo accumbens, que es el centro de las recompensas del cerebro, según documenta este experimento. Analizaron esta región en un grupo de sujetos, mientras estos observaban imágenes animales, naturaleza, comida, personas y midieron su peso. Seis meses después volvieron a pesarles y les preguntaron acerca de su actividad sexual.

Luego compararon los datos con los registros cerebrales archivados, descubriendo que, aquellos cuyos cerebros habían respondido con más actividad eran los que más peso habían ganado y los que habían desarrollado más actividad sexual, en el momento de la segunda prueba. Verdaderamente todo está en nuestras mentes.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: