La mente ha sido y es un tema de amplia discusión; se han dicho muchas mentiras, se han dicho maravillas; pero, con todo eso, la gente no utiliza a la mente para su beneficio, en forma ordinaria.

Todo se debe a que se cree que la mente es el ser; que la mente es difícil de controlar, que la mente se controla con la meditación, que a la mente se le saca mayor provecho con la concentración. La fantasía se hace presente en todos estos conceptos, que algunos son medias verdades.

Los grupos más amplios de investigación sobre la mente, se encuentran en dos corrientes: los científicos y los místicos; pero para efectos prácticos, las personas pueden aprovechar y conocer más la mente sin necesidad de entrar a terrenos poco comprensibles como los mencionados, y aún así utilizar mejor la mente en la vida cotidiana. No es necesario leer libros, sólo se necesita observar.

-El día en que andas necesitado de efectivo y no logras conseguirlo durante el día; en la noche, en el sueño, ves que tienes suficiente efectivo en la bolsa o a la vista, la mente está funcionando.

-Durante la noche mientras duermes tu vejiga requiere orinar, pero estás en pleno sueño, entonces la mente te hace sentir que ya estás en el baño, sin soltar el esfínter, y entonces sigues durmiendo sin problema, la mente trabaja.

-Le tienes pavor al dentista y ya estás en la sala de espera, y entonces te dan ganas de ir a orinar a cada momento, o sientes alguna molestia como para suspender tu cita, la mente te protege.

-Tienes un examen de matemáticas y antes de salir de tu casa te sientes muy mal, hasta que logras presentar el examen, te sientes mejor.

-Tu esposa está en la sala de parto y es tu primer hijo, quizá fumas, haces muecas y vas seguido al baño.

Todo lo anterior es involuntario, sólo es mecanismo de defensa, para que no te de una enfermedad por los nervios y el estrés, la mente te protege; no lo planeas, sólo sucede, pero si no observas no te das cuenta; de hecho mucha gente no se da cuenta. Es bonito saber que la mente funciona de manera automática para protegerte; pero, ¿qué sucede si utilizas la mente en forma consiente?

Se puede empezar con un pequeño ejercicio, utilizando a la mente como un reloj biológico; si necesitas despertar a las cinco de la mañana; programa tu despertador mecánico y de forma paralela programa a tu mente; dile, como si fuera independiente de ti, que debes despertar a las cinco de la mañana; lo que sucede es que le ganas al reloj mecánico, por unos minutos, y despiertas a la hora que has programado.

Se aclara que la mente despierta a la hora que se indica, pero no levanta a las personas; es decir, despiertas, pero sigues con mucho sueño; si continúas durmiendo, no quiere decir que la mente no funcione; sólo es despertador biológico, una vez que lo logras, es infalible.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: