Pepe "el pinto" es el mensajero de mi barrio. Se fabrico una carretilla con cuatro tablas y unas cajas de bolas como ruedas, para convertirse en un personaje imprescindible a la hora de llevar o traer cosas de todo tipo a cada rincón de la comunidad. Es un joven de mediana estatura, de piel blanca y con pecas (por eso lo de pinto) que usa una gorra de los Yankees de New York de manera permanente sobre su cabeza pelirroja. Según cuentan los vecinos, llego de Cuba cuando era niño junto a su madre, pero esta falleció y quedo solo en el mundo. No es de mucho hablar, pero sus ojos vivarachos e inquietos lo señalan como gente de acción.

En su carretilla carga de todo, desde los mandados de una anciana hasta un refrigerador de dos puertas. Es increíble la capacidad que tiene para acomodar la carga sobre su "transporte" de un metro veinte de largo por noventa de ancho. Y luego, se las ingenia de una manera peculiar para remolcar los bultos: una cuerda amarrada a cada punta del timón del carretoncillo, se la coloca por encima de los hombros, y arrastra lo que sea sin esfuerzo aparente.

Una vez me dije: "lo pondré a prueba"- y le propuse hacer mi mudanza a dos calles de distancia. Sin pestañear respondió que si y puso manos a la obra. Se movía rápido y con precisión, lo embalaba todo en cajones, precintaba, y lo acomodaba en su primitivo remolque: iba, venia, iba, regresaba y así pasaron tres horas hasta que llego el momento de cargar la lavadora y la secadora como punto final. "Es mejor dar dos viajes mas"- le dije- "Pepe, no te preocupes , yo te lo pago"; pero "pinto" me respondió, tozudo: "De donde yo vengo, la gente es capaz de cargar una nevera de 80 kilos en el asiento de una bicicleta. Yo voy a llevar esa secadora encima de la lavadora y terminamos". No dijo mas. Con mucho cuidado, puso una sobre la otra, separadas por unos cartones y partió rumbo a mi nueva casa, terminando con éxito su laboriosa misión.

Para Pepe "el pinto", cada viaje es un reto. Presta un servicio de gran valor para la gente del barrio y asi sobrevive, enseñandonos como un trabajo simple como el suyo puede convertirse en una pieza clave de nuestras vidas cualquier día.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: