Cada día son más los seres quienes sienten el vacío y la necesidad de amor, Son muchísimos quienes van por el mundo mendigando amor, mientras hacen de su vida un verdadero desastre por creer en la falta del mismo. Muchos claman por el milagro de vibrar al ser amados y buscan en todas partes, sin detenerse a ver dentro de su propio corazón donde está la gran respuesta anhelada.

¿A quién doy ese amor, si mi pareja no me dedica tiempo o mis hijos ya parecen no necesitarme, o mis vecinos me evaden?... La respuesta es: Hay miles y miles de seres esperando por una palabra amorosa, por una caricia, por una mirada, por un abrazo o un repentino minúsculo beso. No vayas muy lejos para buscarlos, están tus padres y demás familiares, aquellos amigos de los primeros años de tu vida, los recordados profesores, tus compañeros de trabajo, actuales o antiguos vecinos, exparejas; los conocidos y desconocidos quienes hoy ocupan una celda o una cama en un hospital, un rinconcito en un orfanato, un hogar de la tercera edad o sin ir más lejos quienes deambulan por las calles. Con todo esto ¿aún preguntas a quien puedes dar amor? Mira a tú alrededor y solo ten la oportunidad de comprobar cómo dando un simple abrazo se recibe una verdadera caricia en el alma. “Cuando das amor, se llena tu corazón”.

Empieza a amar la vida recobrando la capacidad de maravillarte con todo a tu alrededor, como la luz, la oscuridad, la sonoridad, el silencio, una flor, un insecto, un ave, el agua, el aire, una mirada, una sonrisa, un beso. Despierta y reconoce el milagro de la Creación y el privilegio de ser parte de esta obra.

Elimina cualquier sentimiento de irritación, recelo o desprecio por ti mismo y reconócete como una fuente de amor. Siéntete satisfecho por tantas bendiciones recibidas sin dejar de anhelar otros deseos o experiencias y deja fluir la realización de tus sueños con confianza, ilusión, optimismo.

Sé consciente del prodigio de tu cuerpo, admira por ejemplo el milagro de la respiración a través de inhalar aire y llevar oxigeno dando vida a cada una de las células de tu organismo. Revisa por un instante tu estupendo corazón y lo fascínate de tener la posibilidad de seguir tu caminar en este planeta con su rítmico latir. ¡Ama y agradece la perfección de cada milímetro de tu ser dejando de lado el sentirte pobre, pues eres un ser increíblemente bendecido!.

A pesar de la conmoción del planeta Tierra, el amor se respira por todas partes, tan solo basta ver en un aeropuerto las manifestaciones de amor de quienes se reencuentran o de quienes se despiden. Tras un desastre natural, un tsunami o un terremoto, avalanchas o eventos de terrorismo como explosiones, nadie toma un teléfono para insultar o maldecir, todos llaman para expresar amor a sus seres queridos. Basta con contemplar los padres con sus hijos, las parejas enamoradas, un ser ayudando a otro desvalido y se puede comprobar la presencia del amor. Irremediablemente emanas del amor, vibras en el amor y vas camino al amor.

Tomado del libro El cielo no es como lo pinto. Autor Heidman Janeth Ballesteros Ruiz

La energía del universo y la Sabiduría Divina iluminen este día de fe y esperanza

Heidman Janeth, Guillermo y Eliath Javier

Consultores Motivadores Organizacionales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: