La humanidad se siente muy distante de la paz, la armonía y la fraternidad, y tiene razón porque es tan diferente cada hombre ante el concepto sobre dios, sobre la vida, sobre la verdad, que tal parece que hay muchos dioses o que existe un dios para cada hombre.

Muchos se han acostumbrado a la maldad existente que ya no se detienen a meditar en las causas que la originan, el mundo se agita en medio de una tempestad y ha perdido su rumbo.

La niñez ya conoce la amargura y pronto endurece su corazón, los adultos son atraídos por los rencores, ambiciones, odios, y también los adolecentes, a todos les ha llegado el veneno acumulado a través del tiempo.

Estamos viviendo en un mundo donde los países destinan altas sumas de dinero de sus presupuestos para comprar armas, en miras de una carrera ARMAMENTISTA sin justificación alguna aparente, solo para sembrar terror y odios a posibles enemigos imaginarios, intereses mezquinos e individuales de sus gobernantes de turno, que están llenando al planeta de tristeza, luto y lagrimas.

Sabemos que hoy no estamos viviendo el mejor día del mundo, pero si les aseguro que si estamos dispuestos a vivir el siguiente día, y todos los días por venir con amor, humildad, respeto por el semejante, sin rencores mezquinos, ni ambiciones individuales desmedidas, podremos lograr en un mediano plazo la paz que tanta falta hace a nuestro mundo.

Un concejo de todo corazón siempre agradezcan cada momento de sus vidas sin importar de que índole sea, recuerden que entre más dificultad nos pone la vida debemos motivarnos más cada día a lograr un mundo mejor para las generaciones futuras y aprender a vivirlo a plenitud en paz y armonía con la humanidad.

Hasta una próxima oportunidad, llegue ante ustedes mi abrazo invisible.

Atte. Trabalenguas

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: