¡No menospreciar el poder de las palabras!

¡No menospreciar el poder de las palabras! No son solo sonidos, son; algo más. Las palabras que empleamos y escuchamos amoldan la mente, para luego convertirse en pensamientos y motivos. Debemos prestarles sentido, porque los significados e intenciones que existan encapsuladas en ellas, pondrán su marca en tu libro de vida. Tanto, que si te llenaras de palabras henchidas de rencor, no pasará mucho tiempo, para que te vuelvas un individuo invadido por los resentimientos. Contrariamente si pronuncias palabras de amor en la primera oportunidad que se te presente, verás como todo fluye de manera armónica.

¡No piensen que exagero! Un estudio reciente hecho por la Universidad de Stanford, revela que las personas expuestas a palabras de uso común en el budismo, como; despertar, compasión, y dharma (Dharma es una palabra sánscrita que significa protección), se mostraban con más empatía y conectadas con la gente. El motivo, tiene que ver con la manera como la mente nuestra es influenciable a nivel subconsciente por las imágenes, palabras o ideas que percibe.

A esto en psicología se le llama priming (preparación), un proceso mental que aprovechan entre otros los publicistas, políticos, y predicadores. El priming sería algo así como inducir o condicionar un comportamiento, al ser expuesta la mente a símbolos y estímulos específicos, reacciona de manera predecible. Solo está centrada en todo lo que se dice en una campaña publicitaria, en una iglesia o un acto político. En estos eventos la palabra cuenta.

fuente

Pensamientos y sentimientos de responsabilidad

En este estudio de Stanford, también se encontró que las personas expuestas a ideas budistas se mostraban más propensas a socializar, esto significa, que mostraban más pensamientos y sentimientos de responsabilidad por otras personas y más conectados con los demás, tolerantes, empáticos, reconociendo la interdependencia con el resto de las personas. La cuestión más interesante, es; que esta actitud pro social es más notoria en personas con altas calificaciones en test de amplitud mental. En este aspecto la mente funciona mejor como un paraguas cuándo está abierto.

El budismo es una disciplina (religión), que indaga el funcionamiento de la mente para edificar una vida de felicidad y paz. Es por eso que otorga una importancia enorme a los pensamientos, el accionar y las palabras que usamos, porque; con ellos creamos nuestro mundo. Incluyendo por supuesto, las palabras en nuestro entorno, tomando cuenta, que son una parte esencial del mundo en que vivimos.

palabras

En la naturaleza del budismo se encuentra el Noble Camino(Noble Óctuple Sendero), el cual está compuesto de ocho elementos. Uno de Noble Octuple Sendero, ellos se hablan correctamente, esto significa; abstenerse de mentir, de usar palabras abusivas, de crear divisiones con nuestras frases y de hablar sin un sentido claro. Conociendo el poder de las palabras, la enseñanza budista invita a prestarle atención a las palabras que usamos y el efecto que causan en nosotros y los demás. El comienzo, es escucharnos con atención. Es un ejercicio interesante, porque si lo hacemos con honestidad, podemos descubrir que nuestras frases encierran ideas y creencias que a lo mejor no sean las que decimos tener.

De igual manera prestarle atención a las palabras e ideas que nos rodean, abre las puertas a una consciencia más clara. ¿Qué dicen, que contienen, que causan en nosotros y nuestro rededor? No es lo mismo, palabras como; batalla, encuentro, guerra y compasión. Cada una tiene su consecuencia en la mente y mientras más nos dejemos influenciar por ellas mayor será su efecto.

¡Poner atención a las palabras que entran y salen! Pueden ser un veneno activo o un rayo de luz. Pueden ser verdades o mentiras. La tarea de cada quien es; conocerlas tal como son, para después elegir, a cada momento, con cuales queremos edificar nuestra experiencia de vida.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: