creatividad, emoción, exageración, mnemónica, herramienta

La memoria es una gran herramienta que el ser humano ha desarrollado a través de los siglos de evolución, pero por alguna razón es completamente desconocida por quienes la poseen. La memoria tiene la característica especial de ser infinita. No nos damos cuenta, pero durante nuestra vida nos la pasamos aprendiendo cosas que entran por nuestros sentidos mediante la visulaización de las cosas que observamos todos los días. Cada recuerdo queda impregnado en nuestra memoria; sin embargo, sólo recordamos algunas cosas, pero eso no quiere decir que no se encuentre registrado en nuestra memoria.

La pregunta obligada es ¿de qué sirve que los hechos se encuentren en la memoria registrados si no podemos acceder a ella? Bien, lo importante, primeramente, es que estemos conscientes de que nuestra capacidad de grabar los hechos que nos ocurren en la vida es ilimitada y creer que, en efecto, los sucesos que nos ocurren se encuentran almacenados en nuestra mente. Esto está comprobado, perfectamente en millones de ejercicios mentales o mnemónicos así como cuando se hipnotiza a una persona, cuando se encuentra en estado de trance puede recordar cualquier evento de su vida personal, por lo tanto está comprobado que la memoria guarda cada una de las sensaciones, emociones e información que venga del exterior o que se produzca en el interior de cualquier persona.

El otro elemento que debemos considerar es el siguiente: si somos capaces de almacenar cada segundo de nuestra vida, ¿por qué no somos capaces de recordar esa información? La respuesta a esta pregunta está en saber que el uso de las reglas mnemónicas es exactamente igual que cualquier ejercicio que pueda hacer el hombre o la mujer, el niño o la niña, si una persona no se dedica a aprender a leer o a escribir jamás va a ser capaz de leer o escribir, si una persona no se dedica a practicar a tocar piano o guitarra jamás podrá hacerlo. De igual forma, si una persona no se dedica a manejar su memoria para utilizarla a su favor, tampoco podrá utilizar la memoria con el pontencial que ésta tiene.

Pero, ¿por qué no se encuentra develada la gran potencialidad de la memoria? La respuesta a esta pregunta es muy fácil, si a los seres humanos se nos facilitara tocar un instrumento de manera natural muy probablemente jamás nos destacaríamos tocando dicho instrumento; eso sucede con todo aquello que se nos da de forma natural: hablar, caminar, soñar y muchas otras cosas más.

En el caso de la memoria se nos da muy fácil recordar los elementos más importantes que necesitamos recordar para nuestra vida; sin embargo, existen situaciones que necesitamos esforzarnos un poco más para aprender algo, ello son los estudiantes, los profesores, los artístas que se deben aprender libretos, etcétera. Lo que ocurre con la memoria es que NO EMPLEAMOS LAS TÉCNICAS QUE NECESITAMOS PARA PODER SACAR EL MÁXIMO PROVECHO DE ELLA. Si en un ejercicio mental nos pidieran que escribieramos todas y cada una de las palabras que hemos aprendido durante toda nuestra vida, la lista sería sumamente larga, lo cual indica que la memoria está trabajando para rescatar de las entrañas del cerebro cada una de las palabras, sólo que se hace de manera natural, sin esfuerzo, por lo cual no llama la antención que tengamos tanta información en nuestro cerebro. Nos sabemos todos los nombres de nuestros compañeros de trabajo, nuestros vecinos y muchísima más información, sin embargo, no nos damos cuenta de que nuestra memoria tiene esa potencialidad.

Pero, ¿qué hacemos para recordar todas las cosas que nos interese recordar? Bien, debemos entonces saber que una cosa es tener la información en la memoria y otra cosa distinta es recordar lo que en la memoria está, es decir extraer la información para cuando nos interese usarla. Para recordar las cosas debemos saber conocer cómo funciona la memoria y para ello, es necesario recordar qué cosas recordamos con mayor facilidad: estas son aquellas que han causado un gran impacto emocional, es decir aquellos hechos cargados de emoción, también recordamos cosas que se encuentren asociadas a elementos que recordamos con mucha facilidad y por último, las cosas se recuerdan más fácilmente dependiendo de la concentración que se ponga al momento de recibir la información. Si nos encontramos desconcentrado o perturbado por algo, evidentemente es más fácil que se nos olvide una información recibida en ese momento.

En resumen tenemos, los elementos necesarios para rescatar de la memoria la información que entra en ella, son los siguientes:

1. Recordamos hechos cargados de emoción.

2. Recordamos hechos que están asociados a otros hechos que se encuentran anclados en nuestra memoria.

3. Recordamos hechos que vivimos cuando nos encontramos con toda la atención a dicha situación.

Más adelante veremos con detalle cuáles son las técnicas conocidas para desarrollar nuestra memoria.

Saludos, César Delgado. Valencia-Venezuela.

cesarodelgado@gmail.com

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: